Final de Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda

Cuando el joven Robin Hood (Taron Egerton) regresa a su hogar, endurecido, tras luchar como guerrero en Las Cruzadas, descubre un reino en el que la corrupción es la moneda de cambio de la corona inglesa. En ese momento, junto a su compañero Little John (Jamie Foxx), toma la decisión de formar una banda de bandidos y liderar una audaz rebelión en la que se enfrentarán al malvado Sheriff de Nottingham (Ben Mendelsohn).

Dónde ver la película Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda online
Final de la película Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda

Final de Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda explicado

Lord Robin de Loxley, aristócrata y maestro del arco largo inglés, vive en Nottingham y disfruta de una buena vida con su amante Marian, antes de ser reclutado por el corrupto sheriff de Nottingham para luchar en la Tercera Cruzada contra los sarracenos.

Tras cuatro años fuera de Inglaterra, Robin se desilusiona con las Cruzadas cuando no consigue evitar que su comandante, Guy de Gisbourne, ejecute a prisioneros desarmados, entre ellos un adolescente, a pesar de las súplicas del padre del chico, lo que lleva a Gisbourne a enviar a Robin de vuelta a casa bajo acusaciones de traición.

Cuando regresa a Nottingham, Robin se entera por su viejo amigo Fray Tuck de que el sheriff hizo que lo declararan oficialmente muerto dos años antes con el fin de apoderarse de sus tierras y riquezas para seguir financiando el esfuerzo bélico a instancias del corrupto cardenal, exiliando a los ciudadanos de la ciudad y llevándolos al pueblo de las minas de carbón al otro lado del río.

Investigando “las escorias”, Robin es testigo de cómo los plebeyos planean levantarse contra el gobierno que los oprime y explota y se entera de que Marian está ahora involucrada con su aspirante a líder, Will Tillman. A Robin le impide ponerse en contacto con ella el prisionero cuyo hijo intentó salvar. El hombre se presenta entonces como Yahya -que dice que puede traducirse como “Juan”- y le propone que él y Robin trabajen para acabar con la guerra robando el dinero que se le quita al pueblo para financiar el conflicto de la iglesia. Marian busca a Robin al enterarse de que está vivo, pero John le aconseja que no le cuente sus planes por su propia protección.

A través de un agotador régimen de entrenamiento en su ahora decrépita mansión, Robin amplía y mejora enormemente sus habilidades en el tiro con arco y en el combate y comienza a robar las riquezas que el Sheriff ha extorsionado a la gente del pueblo, ganándose el apodo de “El Encapuchado”, mientras oculta sus actividades haciéndose pasar por un frívolo playboy-Lord que apoya el régimen del Sheriff.

Durante una fiesta en honor del Cardenal a la que asisten Robin, Marian y Will, Marian y Robin descubren que la guerra es una estratagema de la iglesia, que también está financiando al ejército sarraceno, para derrotar al rey y reclamar el poder total tras su muerte. Gisbourne y sus hombres asaltan las Escorias a instancias del Sheriff para encontrar a los Hood.

Marian intenta intervenir a pesar de las objeciones de Will y se cruza con el encapuchado, del que descubre que es Robin al reconocer su voz. John es capturado por Gisbourne y torturado por el Sheriff, pero se niega a revelar la identidad de Hood. Cuando el Sheriff utiliza la fe de John en su contra, le amenaza con la promesa de que sus ojos y su rostro serán pronto los últimos que vea.

Robin se revela ante los plebeyos a instancias de Marian y es abrazado como su líder, lo que molesta a Will. Will lidera un motín para distraer a los hombres del sheriff mientras Robin intercepta una caravana que transporta la fortuna del sheriff fuera de Nottingham, que debe ser entregada al ejército sarraceno. Robin lidera entonces a la gente del pueblo en una batalla contra el Sheriff y sus fuerzas corruptas. Durante el enfrentamiento, Robin comparte un beso con Marian, que es presenciado por Will, momentos antes de quedar terriblemente marcado por una explosión. Desilusionado por la traición de Marian, la abandona a ella y a la revolución.

Cuando la marea de la batalla empieza a girar a favor del Sheriff, Robin se rinde para evitar más derramamiento de sangre y es llevado al castillo del Sheriff para ser ejecutado; uno de los guardias es en realidad John, que se había escapado previamente de su celda, y finalmente reclama venganza contra el Sheriff colgándolo por la cadena en un enorme incensario quemado y dejado colgando en lo alto del techo de la catedral. Robin y John huyen para reunirse con Marian y la gente del pueblo que les ayudó, refugiándose como forajidos en el bosque de Sherwood, repartiendo su botín recuperado.

Mientras tanto, el cardenal se acerca a un vengativo Will y le ofrece la oportunidad de reclamar el vacío de poder en Nottingham si es leal a la iglesia. Will es nombrado nuevo sheriff y tacha a Robin y a sus seguidores de criminales, y Robin desafía a Will a que vaya a por él con una flecha bien colocada a través del cartel de “se busca” que Will exhibe ante la gente del pueblo.

También te puede interesar: