Final de Rubikon

Después de una catástrofe en la Tierra, el planeta se cubre de una niebla tóxica. La tripulación en la estación espacial debe decidir si arriesgar sus vidas para llegar a casa y buscar supervivientes, o mantenerse a salvo en el "sistema de simbiosis de algas" de la estación.

Dónde ver la película Rubikon online
Final de la película Rubikon
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Rubikon

Final de Rubikon explicado

“Rubikon” es una película de ciencia ficción ambientada en 2056 que se desarrolla en el confinamiento de una estación espacial. En 2056, el mundo ha acabado con los países y los gobiernos, y cada pedazo de tierra está tomado y repartido entre gigantescas corporaciones. Las condiciones ambientales son frágiles, y sólo los ricos viven en cúpulas aéreas construidas para filtrar el aire contaminado. Las corporaciones tienen ahora sus ejércitos, y en caso de conflicto territorial, los ejércitos se pelean entre ellos. Las misiones espaciales fracasan, lo que significa que la vida fuera de la Tierra ya no es una posibilidad. La última estación espacial, propiedad de la Corporación Nibra, tiene una base de investigación dedicada a encontrar una solución a las deterioradas condiciones ambientales.

“Rubikon” es una película predecible en la que los personajes quedan en su mayoría sin explorar. El dilema moral de tener que elegir entre salvarse a sí mismo o a toda la población humana restante es lo que la película intenta explorar. Pero lo que sugiere, al final, es bastante superficial y hace hincapié insensiblemente en un humanismo poco práctico.

Trama de Rubikon

Hannah Wagner, una soldado de Nibra, fue enviada a “Rubikon” en una misión secreta por la corporación, y la acompañó Gavin Abbott, un químico que pertenecía a una familia influyente. El Dr. Dimitri Krylow trabajaba en el laboratorio de la estación espacial; formuló una forma innovadora de generar oxígeno utilizando algas. Esta innovación era lo que buscaba la corporación, y la tarea de Hannah era traerla en secreto a la Tierra. Los astronautas de Rubikon se sorprendieron cuando se dieron cuenta de que una soldado había entrado en la estación espacial, anticipando un motivo detrás de su presencia. No obstante, los recién llegados fueron recibidos con una bebida. El trabajo de Hannah en la estación era navegar, mientras que el de Gavin era asistir al Dr. Dimitri en su laboratorio. El resto de la tripulación fue suspendida de sus funciones en el espacio y tuvo que regresar a la Tierra. Sorprendentemente, la ruta de la estación espacial se vio alterada debido a una repentina formación de nubes en el hemisferio norte, y muchos activistas de los derechos ecológicos murieron como resultado de esta catástrofe medioambiental. Gavin era un activista, y la idea de que sus amigos perdieran la vida le preocupaba. Gavin decidió utilizar un analizador de atmósfera para entender lo que había sucedido. Mientras tanto, Wagner recibió instrucciones de continuar con su misión secreta, IKARUS, y traer la innovación a la Tierra en los próximos días. Aunque para entonces Wagner ya se había dado cuenta de que el sistema de algas estaba conectado a toda la estación, la corporación se negó a concederle más tiempo y le pidió que trabajara en él inmediatamente.

Los miembros de la tripulación que partieron en Vesta 2 no pudieron contactar con el control de tierra y pidieron a Wagner que les ayudara a contactar. Incluso después de múltiples intentos, no pudo conectar, y Vesta 2 fue perdiendo el control poco a poco. La cápsula empezó a sobrecalentarse de forma incontrolada y, en pocos minutos, se incendió. Hannah recibió un mensaje de su hermana en el que le contaba lo caótico que era todo en casa. Ella también era soldado, y se le asignó la tarea de evacuar a los que estaban cerca del hemisferio norte. Los tres astronautas vieron desde arriba cómo la Tierra estaba envuelta en una espesa y oscura niebla. Perdieron toda conexión con el control de tierra y se quedaron solos en la estación espacial. El analizador de la atmósfera finalmente funcionó y, tras estudiar su lectura, Gavin intentó suicidarse, aunque Hannah pudo salvarle. Más tarde informó a Hannah y a Dimitri de que la atmósfera de la Tierra era extremadamente tóxica, y que era casi imposible que alguien sobreviviera a ella. Puede que haya algunas personas vivas en los búnkeres, pero pronto se quedarán sin comida, agua y aire limpio. Las posibilidades de supervivencia de la humanidad eran escasas, y suponían que eran los últimos humanos que quedaban vivos. Aunque no estaban seguros de poder seguir viviendo en la estación, Dimitri les aseguró que su sistema de algas funcionaba; el dióxido de carbono que emitían era convertido en oxígeno por las algas y, por tanto, nunca tendrían que preocuparse por el aire limpio. Aunque advirtió que el sistema estaba diseñado para seis miembros, y ahora sólo había tres, que era el número mínimo de humanos necesario para mantener el sistema en funcionamiento. Por lo tanto, tenían que sobrevivir porque incluso si uno de ellos decidía renunciar a la vida, significaría la muerte para los dos restantes.

Así comenzó el intento de sobrevivir en el espacio reducido de la estación. La soldado alemana, Hannah, se preocupaba por su hermana, Knopf. Mientras el científico ruso, Dimitri, lloraba la muerte de su hijo en Vesta 2, Gavin se dio cuenta de lo inútiles que eran esas protestas teniendo en cuenta el inevitable destino de la humanidad.

¿Cómo funciona el mundo en la película? ¿Había otros humanos vivos?

El mundo de “Rubikon” funcionaba con puntos de débito y es más o menos la versión degradada del mundo que conocemos. Los ricos prosperan, mientras que los pobres buscan comida. No existe ningún gobierno, lo que implica que los derechos humanos y los beneficios están fuera de juego. Las personas son propiedad de las corporaciones, y la clase privilegiada vive su alegre vida en las cúpulas aéreas. Los soldados se encargan de mantener a salvo a la clase privilegiada, aunque eso signifique perder sus propias vidas. El sistema fue diseñado para atender a unos pocos, y Gavin estaba entre esa gente. Su padre era director general, y aunque Gavin sentía empatía por los que le rodeaban, su sensibilidad moral siempre se imponía. Aunque suponía que trabajaba por el bien común, nunca supo realmente lo que significaba estar al otro lado de la pista.

A todos los soldados se les insertaba un chip en el cuello para mantenerlos bajo control y vigilar sus movimientos. Las mujeres soldado debían permanecer estériles hasta el final de su servicio, y para ello se las inducía con hormonas. Hannah había vivido su vida siguiendo las instrucciones de acumular más y más puntos de débito en un intento de sobrevivir. Por eso, cuando no recibieron respuesta de la Tierra, no supo qué debía hacer. Siempre había sido estricta consigo misma, pero ahora se preguntaba si al final todo merecía la pena. Hannah y Gavin se reconfortaron mutuamente. Hicieron el amor en la estación, con vistas a la Tierra que se había vuelto marrón. Los tres jugaron a juegos de beber, bailaron al ritmo de la música y encontraron formas de divertirse.

Dimitri se preocupó cuando empezó a notar que había un cambio repentino en el color de las algas. Se estaban volviendo marrones en lugar de verdes, aunque no planteó su preocupación a los que estaban a bordo con él. Mientras tanto, Hannah pudo conectarse a un comunicador láser y descubrió que había humanos que se comunicaban con ellos desde la Tierra. Eran los directores generales de varias empresas que sobrevivieron a la catástrofe escondiéndose en sus búnkeres. Eran 300 y necesitaban ayuda de Rubikon. Querían que los astronautas trajeran el sistema de algas, ya que su nivel de oxígeno acabaría llegando a un nivel crítico. Sólo con el nuevo sistema podrían sobrevivir. Aunque Hannah y Gavin aceptaron inmediatamente arriesgar sus vidas para salvar el lote, Dimitri no estaba muy seguro de que fuera una idea práctica.

Como acaba Rubikon

Los tres empezaron a notar cómo las algas se volvían marrones. Hannah se preguntó si el sistema estaba fallando, pero Dimitri le aseguró que no había razón para preocuparse. Empezó a estudiar la muestra de algas marrones y, cuando Hannah y Gavin le propusieron viajar a la Tierra, le reveló que Hannah estaba embarazada. Ella se sorprendió, ya que creía que todos los soldados eran estériles, pero el sistema hormonal parecía haber fallado tras el colapso del sistema de control central. Fue su cambio hormonal el que afectó al color de las algas, aunque eso no cambió su rendimiento. Aunque la noticia les pilló por sorpresa, Hannah quería seguir con el plan. No podía pensar seriamente en criar a su hijo en el escenario actual y quería centrarse en la misión de llevar el sistema de algas a los humanos restantes. Mientras se preparaban para el lanzamiento, la cápsula se sobrecalentó y estuvo a punto de desintegrarse. Los tres abandonaron la cápsula y entraron en la estación. Gavin quiso arreglar la cápsula, sabiendo que no tenían otra alternativa para salvar vidas, pero Hannah le impidió entrar. Ella sabía que era peligroso y que él habría perdido la vida en el proceso. Observaron cómo la cápsula se desintegraba, dando a entender que su última oportunidad de conectar con la humanidad se había perdido.

Cuando Gavin compartió la noticia del fracaso de su lanzamiento, Esther, la representante humana, le informó sobre la misión IKARUS. Gavin pidió a Hannah que le explicara la misión. Ella le dijo que la misión requería traer todo el laboratorio de algas a la Tierra. Para facilitar el transporte, el laboratorio de algas estaba diseñado de forma que pudiera descender por separado. Gavin propuso que lo utilizaran para llegar a la Tierra, aunque Hannah advirtió que era arriesgado, ya que no se podía dirigir y no estaba pensado para que lo volara gente corriente.

No obstante, él quería intentarlo por última vez, y Hannah apoyó su decisión. Una noche se despertó y se dio cuenta de que el sistema de refrigeración estaba desconectado de Vesta a propósito. Se enfrentó a Dimitri, y él aceptó que había traicionado su confianza, aunque no sabía que el resultado sería tan desastroso. Hannah se negó a escuchar cualquier explicación. Afirmó que separarían el laboratorio y lo utilizarían para lanzarlo una vez más. Dimitri sabía que Hannah no estaba completamente convencida del plan, y le pidió que no tuviera vergüenza de querer salvar su vida antes que nadie. Dimitri planteó las preguntas pertinentes sobre la razón por la que Nibra estaba de repente tan interesada en el sistema de algas, mientras que unos años atrás ni siquiera se preocupaban por él. Optaron por enviar a un soldado para conseguirlo, pero ¿cuál era el motivo de esa repentina prisa? Dio a entender que Nibra sabía lo que se avecinaba y optó por ocultar la verdad al pueblo. Le preguntó si creía que los directores generales la habrían ayudado si hubieran estado en su lugar. ¿Recibiría ella, como soldado, las algas, o las utilizarían ellos para satisfacer sus intereses egoístas?

Al día siguiente, Hannah y Galvin hablaron con Esther, informándole de su plan de volar con el laboratorio. Aunque Hannah tenía una condición antes de hablar de la misión, quería tener unas palabras con cualquier soldado. Sabía que había soldados evacuados ya que su hermana era una, y era su intento desesperado por saber si los soldados se mantenían con vida o no. Esther fue informada de que ninguno de los soldados sobrevivía ya. Su trabajo era proteger a los privilegiados, y después de eso, se les dejaba morir. Los búnkeres sólo tenían espacio para los influyentes, y no querían compartirlo con otros, sabiendo que eso afectaría a sus suministros. Hannah estaba desolada tras enfrentarse a la realidad. Esperaba secretamente que su hermana estuviera viva, pero había olvidado lo insignificantes que eran las vidas de los soldados en la Tierra. Esto cambió su corazón, y se negó a arriesgar su vida para salvar la de los egoístas que sobrevivieron. Gavin, sin embargo, creía que era su deber compartir lo que tenían aunque la humanidad no fuera generosa. Pensó que salvar 300 vidas era más importante que sus tres vidas, sobre todo sabiendo que había niños en los búnkeres. Ató a Dimitri a un asiento, mantuvo a Hannah fuera del laboratorio y le permitió entrar cuando estaban a punto de despegar. Hannah intentó ser desinteresada, pero no pudo razonar consigo misma y al final optó por luchar contra Galvin para acceder al sistema y destruirlo. Gavin estaba furioso. Se avergonzaba de lo ensimismados que estaban Dimitri y Hannah. Para forzar su voluntad sobre ellos, entró en la zona del depresor y se suicidó. Sabía que el sistema de algas requería tres personas para funcionar correctamente, y esperaba que Hannah y Dimitri arreglaran el sistema y volaran a la Tierra si sus propias vidas corrían peligro. Dimitri no pudo contener las lágrimas, ya que la regla de las tres personas fue algo que se inventó para evitar que Galvin se suicidara. El cuerpo de Galvin fue empujado fuera de la estación, y lo vemos flotar en una masa de agua al final de “Rubikon”. Siempre creyó que una vida pasada sin vivir en la Tierra no merecía la pena, y, al final, su espíritu fluyó en el cuerpo de agua representando su unidad con la naturaleza.

“Rubikon” nos lleva de vuelta unos años después, y nos enteramos de que Hannah dio a luz a una niña que conoce el Rubikon como su hogar. Hannah y Dimitri siguen viviendo en la estación, lo que implica que al final eligieron sobrevivir, pase lo que pase. Cuando Hannah se fue a dormir, la niña se escabulló y descubrió el comunicador láser. Oyó que un niño hablaba desde el otro extremo y respondió. Eran niños de la Tierra que estaban jugando con el viejo aparato. Hablaban desde los campos del sur y se preguntaban dónde vivía esta misteriosa niña. Ella respondió que era de Rubikon. Le preguntaron si podía jugar fuera ahora que el aire se estaba despejando, pero la niña dijo que su madre le había ordenado que no saliera porque no podía respirar allí. Los niños supusieron que era del hemisferio norte, ya que era la zona donde el aire seguía siendo tóxico. Le pidieron que buscara ayuda, ya que siempre había gente buscando supervivientes. Añadieron que los adultos ahora creían en la ayuda mutua, ya que ahora todo es diferente. La niña miró la Tierra por la ventana de la estación. El planeta había recuperado su forma anterior. Esta interacción implicaba que la humanidad era capaz de luchar contra la catástrofe, y que sólo después de un apocalipsis los humanos aprendieron a ayudarse mutuamente. Aunque Hannah optó por no ayudar a la humanidad, las personas encontraron juntas una forma de luchar contra la crisis. Pero en un intento de salvar sus vidas, Hannah y Dimitri se quedaron atrapados en la estación, y fue su decisión la que dejó a la pequeña Knopf lejos de todo lo que el mundo podía ofrecer. “Rubikon”, en cierto modo, critica la decisión tomada por Hannah y Dimitri y defiende el punto de vista de Galvin. Sin embargo, creo que es una forma superficial de tratar un tema tan arraigado como la política de clases.

Al final de “Rubikon”, también se puede especular que toda la catástrofe fue provocada por el hombre. Tal vez fuera una forma de limpiar la Tierra de la clase trabajadora, cuyo consumo de recursos naturales habría afectado a los privilegiados algún día. Sobre todo sabiendo que la Tierra era el único planeta habitable, la clase elitista podría haber encontrado una forma de quedarse con la abundancia de la naturaleza para ellos, aunque eso significara pasar unos años en sus búnkeres. Aunque este es un argumento muy especulativo, y no hay muchos indicios de ello en la serie, aparte del hecho de que es extraño cómo se alcanzó la normalidad y el planeta ahora sólo pertenece a los acaudalados.

También te puede interesar: