Final de Scream (2022)

Una nueva entrega de la saga de terror 'Scream' que seguirá a una mujer que regresa a su ciudad natal para intentar descubrir quién ha estado cometiendo una serie de crímenes atroces.

Dónde ver la película Scream online
Poster for the movie "Scream"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Scream

Final de Scream explicado

La película comienza en Woodsboro. Tara Carpenter (Jenna Ortega) está sola en casa cuando suena su teléfono, con una voz (Roger L. Jackson) que dice ser alguien llamado Charlie que llama a la madre de Tara. La mantiene en la línea por un momento mientras ella está enviando un mensaje de texto a su amigo Amber Freeman (Mikey Madison). La voz empieza a hacer preguntas a Tara sobre películas de terror. Ella dice que prefiere las películas de “terror elevado” más recientes, como “The Babadook”, “Hereditary” y “The Witch”, pero la voz le pregunta sobre las películas de “Stab”, en particular la película original. La voz se vuelve amenazante y revela que han clonado el teléfono de Amber y que están sentados frente a su habitación en este momento, y le dicen a Tara que matarán a Amber si no responde a las preguntas correctamente. Tara se equivoca en la última pregunta y el asesino conocido como Ghostface empieza a intentar entrar en su casa. Ella abre la puerta y él le corta el estómago. Tara intenta llamar a la policía mientras Ghostface sigue intentando entrar y burlarse de ella por teléfono. El asesino consigue entrar y apuñala a Tara en la mano y dos veces en el costado, además de romperle el pie. La policía no tarda en llegar, por lo que Ghostface huye y deja a Tara viva pero gravemente herida.

En Modesto, la hermana mayor de Tara, Sam (Melissa Barrera), está trabajando con su novio Richie Kirsch (Jack Quaid), cuando recibe una llamada de Wes Hicks (Dylan Minnette), amigo de Tara, para informarle de que ésta ha sido atacada. Sam y Richie conducen de vuelta a Woodsboro mientras discuten sobre las películas de “Stab” y la conexión que tienen con el ataque.

En el instituto de Woodsboro, los amigos de Tara -Amber, Wes, Liv McKenzie (Sonia Ammar) y los hermanos Chad (Mason Gooding) y Mindy Meeks-Martin (Jasmin Savoy Brown)- están reunidos mientras hablan del ataque de Tara y de la vuelta de Sam a casa. Cerca de allí, un tipo espeluznante llamado Vince Schneider (Kyle Gallner) con el que Liv solía enrollarse se queda intentando recuperarla, aunque ahora esté con Chad. También resulta que Wes es el hijo de Judy Hicks (Marley Shelton), que ha pasado de ser ayudante del sheriff de Woodsboro. Wes recibe entonces un mensaje de Tara después de despertarse, y todos los amigos van a visitarla.

Sam y Richie llegan al hospital donde se encuentran con los amigos de Tara en su habitación. Tara se alegra de ver a Sam, ya que han pasado cinco años desde que huyó de Woodsboro. Tara pide a todos menos a Sam que salgan de la habitación, aunque Richie se queda fuera por el bien de Sam.

Los amigos se reúnen en un salón de billar donde hablan de Sam y de cómo abandonó a la familia después de que ella y el padre de Tara la abandonaran. Vince está allí tratando de hacer movimientos en Liv de nuevo, y cuando Chad va a enfrentarse a él, Vince saca un cuchillo hasta que el camarero le ordena que se vaya. Después de orinar, Vince encuentra su coche con los faros encendidos, pero no encuentra a nadie en el coche. Es encontrado por Ghostface, que lo apuñala en el cuello y lo deja desangrarse.

Sam y Richie siguen en el hospital con Tara. Sam va al baño a tomar su medicación, donde resulta que alucina viendo el fantasma del asesino original de Woodsboro, Billy Loomis (Skeet Ulrich). Le dice que sabe por qué están ocurriendo estos ataques y que ella tiene algo que ver. Sam recibe entonces una llamada burlona de Ghostface, que no tarda en atacarla hasta que corre a buscar a un oficial y le cuenta el ataque.

Judy viene a hablar con Sam, Tara, Richie y Amber, con algunas sospechas puestas en Richie. Judy recuerda a Sam de cómo causó problemas a su familia y sugiere que ella y Richie abandonen la ciudad por la mañana. Sam entonces pide a Richie y Amber que se vayan para poder hablar con Tara. Ella le revela que cuando tenía 13 años, estaba en el ático de su antigua casa cuando encontró un diario que su madre escribió, pensando que eran sobre su padre. Fue entonces cuando Sam descubrió que era la hija ilegítima de Billy Loomis, y cuando se enfrentó a su madre por ello, fue cuando su padre descubrió la verdad y abandonó la familia. Llena de culpa y horror, Sam huyó del pueblo por miedo a acabar como Billy. Tara se enfada con ella por haber esperado todo este tiempo para decírselo después de haberla abandonado, y le ordena a Sam que salga de la habitación. Sam le dice a Richie que deberían volver a Modesto, pero él jura quedarse con ella hasta que estén seguros de que Tara está a salvo. Sam dice entonces que necesitan encontrar un experto que les ayude.

Sam y Richie encuentran la casa del ex sheriff Dewey Riley (David Arquette), que vive solo y se ha separado de Gale Weathers (Courteney Cox), viendo su ahora exitoso programa de noticias matutino. Dewey no quiere hablar con Sam y Richie hasta que Sam dice que es la hija de Billy. Dewey sugiere que si el asesino se inspiró en la primera película de “Stab”, entonces hay ciertas reglas que deben seguir para sobrevivir, como no confiar en el interés amoroso. Dewey sigue negándose a ayudarles y les hace marcharse. Entonces llama a Sidney Prescott (Neve Campbell), que ahora está casada y tiene hijos. Ella se alegra de volver a tener noticias de Dewey, pero éste le dice que los asesinatos en Woodsboro están ocurriendo de nuevo. Aunque Sidney ha aprendido a armarse, se niega a volver a pisar Woodsboro.

Tras pensarlo un poco, Dewey se arregla y vuelve a Woodsboro con Sam y Richie. Van a casa de Chad y Mindy, donde resulta que son el sobrino y la sobrina de Randy Meeks, y como tal, Mindy es tan aficionada al cine como lo era su tío. Los demás amigos se reúnen para que Sam les explique que es la hija de Billy y las conexiones que tienen los asesinatos con los originales o la primera película de “Stab”. Amber dice que se enteró de que Vince era el sobrino de Stu Macher, el cómplice de Billy. Mindy sugiere que el asesino está haciendo una “re-cuela” (reboot Y secuela) de “Stab”, porque muchos fans acérrimos de la franquicia de “Stab” se cabrearon con “Stab 8”, que simplemente se llamó “Stab” de nuevo en la línea de las recientes películas de franquicias como “Halloween”, “Star Wars”, “Jurassic Park” y “Ghostbusters” que hicieron algo nuevo mientras seguían manteniendo una conexión con la primera película para satisfacer a esos fans, en este caso los personajes del “legado” que están conectados con los nuevos. A Wes le preocupa que su madre sea la siguiente, ya que Judy formaba parte de la historia de “Stab”. Cuando Mindy sugiere que Sam podría ser el asesino, sale furiosa y vuelve a su motel.

Más tarde, Judy pide comida para ella y para Wes y va a recogerla. De camino, es llamada por Ghostface, que la amenaza con matar a Wes. Vuelve a casa a toda velocidad e intenta llamar a Wes, pero éste se está duchando. Judy corre a la entrada de la casa y es apuñalada repetidamente por Ghostface. Dentro de la casa, Wes oye ruidos y baja las escaleras, pero no se da cuenta de que su madre yace fuera, frente a la casa. Entonces, Ghostface ataca a Wes y lo apuñala en la garganta, matándolo.

Sam y Dewey se encuentran más tarde con la escena del crimen. Gale también aparece, llorando a Judy pero también reprendiendo a Dewey por haberle contado lo de los asesinatos a través de un mensaje de texto. Aunque su reencuentro es agitado, él admite a Gale que se vio obligado a retirarse de su trabajo después de que se separaran y comenzó a beber. Cuando Sam se da cuenta de que el ayudante del hospital está en la escena del crimen, se da cuenta de que no hay nadie en el hospital cuidando de Tara, así que se dirige allí y se le une Dewey.

De vuelta al hospital, Tara intenta llamar a una enfermera o a un guardia pero nadie le responde. Entonces, Ghostface apaga las luces y Tara intenta salir en silla de ruedas para pedir ayuda, donde descubre que un guardia ha sido asesinado y le han quitado su arma. Vuelve a su habitación para esconderse y encuentra a alguien abriendo la puerta. Le golpea con una muleta, pero es sólo Richie que ha venido a ver cómo está Tara por petición de Sam. Mientras tanto, Sam intenta ponerse en contacto con Tara, pero Ghostface la llama y se burla de ella. Ghostface noquea a Richie y va tras Tara cuando ésta intenta huir de la habitación. Ghostface le dice a Sam que elija si Tara o Richie van a morir. Sam gana tiempo hasta que ella y Dewey llegan allí, y Dewey dispara a Ghostface tres veces. Consigue que Richie entre en el ascensor con Sam y Tara, pero se queda atrás para meter una bala en la cabeza de Ghostface. Desgraciadamente, antes de que pueda hacerlo, se distrae cuando Gale intenta llamarle, dando a Ghostface la oportunidad de levantarse y atacar. El asesino coge dos cuchillos y apuñala a Dewey en las tripas y la espalda, rebanándolo hacia arriba y matándolo. Ghostface se regodea “Es un honor” antes de huir de la escena. Gale llega más tarde y queda desolado al descubrir el cuerpo de Dewey siendo trasladado en una silla de ruedas.

Sidney regresa a Woodsboro al enterarse de la muerte de Dewey y se reúne con Gale. Sam saca a Tara y les da el pésame a las dos mujeres, pero aunque Sidney intenta ofrecerle ayuda, Sam se niega y dice que va a llevarse a Tara y a huir de Woodsboro. Sidney le dice que huir nunca funciona, pero Sam lo hace de todos modos. Sidney le dice entonces a Gale que ha puesto un rastreador en el coche de Sam, y proceden a seguirla.

Al salir de la ciudad, Tara le dice a Sam que necesita su inhalador y que no lo encuentra. Dice que Amber tiene uno de repuesto para ella, así que van a su casa, donde están celebrando una fiesta en memoria de Wes. Chad, Mindy y Liv también están allí. Liv quiere enrollarse con Chad, pero él teme que ella sea la asesina, lo que la molesta y hace que se vaya. Cuando va a buscarla, aparece un icono de localización compartida, pero sólo es Ghostface engañando a Chad para atraerlo. El asesino consigue atrapar a Chad y comienza a apuñalarlo.

Sam y Richie obligan a los adolescentes a abandonar la casa, excepto al grupo principal de amigos. Liv regresa y se entera por Mindy de que Chad fue a buscarla. Harta de que la acusen de ser la asesina, Liv sugiere que Mindy sea la siguiente, ya que el personaje “experto” suele ser asesinado. Mindy sigue viendo la primera “Puñalada”, concretamente la escena en la que el personaje de Randy no es consciente de que el asesino está detrás de él mientras le dice al personaje de la película que está viendo que se gire… y efectivamente, Ghostface está justo detrás de Mindy. La apuñala en el cuello pero es detenido cuando entra Sam. Después de que Ghostface huye, Amber entra con Tara y cree que Sam ha atacado a Mindy. Richie entra, así como Liv después de encontrar a Chad fuera y entra con su sangre en las manos, lo que lleva a más acusaciones. Cuando ella dice por última vez que no es la asesina, Amber revela que es ELLA y saca una pistola para volarle los sesos a Liv. Todos huyen.

Sidney y Gale llegan a la casa, que reconocen como la casa de Stu donde se enfrentaron a él y a Billy la primera vez. Oyen gritos desde el interior de la casa y preparan sus armas. Amber sale y finge ser atacada, pero saben que es una trampa. Amber dispara a Gale en el costado y vuelve a entrar en la casa, pero aunque Sidney le dice a Gale que vaya al hospital, ella planea que esto termine por el bien de Dewey. Sidney entra y dispara a todas las puertas, pensando que Ghostface se esconde detrás de ellas. Acaba disparando a Richie en la pierna, aunque él sólo se escondía por seguridad. Sam encuentra a Tara atada en el armario, pero luego piensa por un momento porque Richie le dijo que siempre hay dos asesinos, y dio a entender que Tara es la otra por intentar atraerlos de vuelta a Woodsboro. Amber entonces ataca a Sidney, y se produce un forcejeo por el arma. Sam la agarra, pero entonces Richie la apuñala en el costado, revelándose como el segundo asesino. Incluso muestra que tomó el inhalador de Tara para llevarlos a la casa.

Richie y Amber llevan a Sidney, Gale y Sam a la cocina mientras se preparan para matarlos, no sin antes explicar su motivo: estaban tan descontentos con que la última película de “Stab” se tomara libertades creativas que poco tenían que ver con la original (como que Ghostface tuviera un lanzallamas) que han decidido hacer su propia “precuela” trayendo de vuelta a un personaje heredado (siendo Sam la hija del asesino original), junto con los protagonistas originales (Sidney, Dewey y Gale) para hacer una secuela ideal de “Puñalada”, al tiempo que se defienden de la etiqueta de “fan tóxico” que gente como ellos ha recibido a lo largo de los años, considerándose simplemente apasionados de las franquicias que aman. También planean enmarcar a Sam como el villano de su historia. Cuando Amber va a ver a Tara, descubre que ya no está en el armario. Amber es golpeada con una muleta por Tara mientras Sam lucha con Richie. Amber consigue volver a la cocina donde Sidney y Gale luchan contra ella. Gale es la que más lucha contra ella como venganza por Dewey, y Sidney le rompe un bote de desinfectante de manos en la cabeza a Amber antes de que ambas señoras le disparen y la hagan caer sobre una estufa encendida, haciendo que Amber quede envuelta en llamas. Mientras tanto, Richie se prepara para matar a Sam, pero ella agarra un cuchillo oculto y lo apuñala en la cara antes de apuñalarlo viciosamente en repetidas ocasiones antes de cortarle la garganta. Sidney y Gale acuden a advertir a Sam de que los asesinos siempre intentan volver para dar un susto más. Amber entonces sale corriendo gritando intentando matar de nuevo antes de que Tara le dispare en la cabeza, matándola finalmente. Sam coge la pistola de Sidney y dispara a Richie en la cabeza para asegurarse de que sigue muerto.

La policía y los médicos llegan, y se revela que Chad y Mindy siguen vivos. Sam da las gracias a Sidney y a Gale por ayudarles incluso cuando les dijo que no lo hicieran. Gale decide que su próximo libro será sobre el héroe que fue Dewey, y que los asesinos pueden permanecer muertos sin que nadie sepa quiénes fueron. A continuación, Sam va al hospital con Tara mientras los periodistas cubren la escena del crimen.

También te puede interesar: