Final de Secret Sunshine

2 h 22 min

Shin-Ae (Jeon Do-Yeon) es una joven profesora de piano que acaba de quedarse viuda y quiere empezar una nueva vida con su hijo Jun en Miryang, pueblo natal de su difunto marido, cerca de Seúl. Shin-Ae abre una academia de piano y busca tierra de cultivo, preparada para afrontar valientemente a la vida. Pero todas sus expectativas de futuro se derrumban cuando de nuevo una tragedia aparece en su vida... (FILMAFFINITY)

Dónde ver la película Secret Sunshine online
Poster for the movie "Secret Sunshine"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Secret Sunshine

Final de Secret Sunshine explicado

Tras la muerte de su marido en un accidente de tráfico, Lee Shin-ae (Jeon Do-yeon) y su único hijo Jun se trasladan a Miryang, en la provincia de Gyeongsang del Sur, el pueblo natal de su marido, para empezar una nueva vida. Al entrar en Miryang, el coche de Shin-ae se avería. El mecánico local de Miryang, Kim Jong-chan (Song Kang-ho), le arregla el coche y ayuda a Shin-ae a abrir su escuela de piano y a intentar comprar un terreno para construir una casa. Jong-chan afirma que sólo intenta ser un buen samaritano.

Una tarde, Shin-ae conoce a una chica de secundaria (a la que se refiere como “la chica” a partir de ahora). A la salida de su casa, la llama un farmacéutico que le dice a Shin-ae que la solución a sus problemas es creer en Dios. Shin-ae se muestra escéptica, pero, no obstante, acepta su escritura. En su casa, Shin-ae se esfuerza por encontrar a Jun hasta que éste aparece desde un rincón de la casa.

El hermano de Shin-ae la visita desde Seúl, preguntándose por qué ha vuelto a Miryang teniendo en cuenta que su marido la engañó. Shin-ae lo niega, pero sigue odiando a su difunto marido por razones no especificadas. Antes de irse, el hermano de Shin-ae le dice a Jong-chan que deje de perseguir a Shin-ae.

Una noche, Shin-ae vuelve a casa tarde después de una fiesta y descubre que Jun ha desaparecido. Recibe una llamada telefónica (que parece ser del secuestrador de Jun) y saca todo el dinero de su cuenta bancaria para pagar el rescate. Consternada por la escasa cantidad de dinero que pagó, Shin-ae revela que su pretensión de comprar tierras era una mentira para parecer rica; en realidad no tenía más dinero.

Al volver a su casa, Shin-ae descubre a la chica espiando en su residencia; ésta se niega a explicar el motivo y escapa. Más tarde, la policía llega para llevarla a un embalse, donde Jun se ahogó. El secuestrador es rápidamente capturado, pero Shin-ae no parece ser vengativa y no derrama lágrimas en el funeral de Jun.

Un día, Shin-ae se siente mal y visita al farmacéutico, que la convence de unirse a su fe, aunque Shin-ae no entiende por qué Dios dejaría morir a un niño inocente como Jun. Seguida por Jong-chan, Shin-ae pronto se convierte en creyente y afirma haber encontrado la paz interior; incluso Jong-chan empieza a ir a la iglesia.

Un día, en su casa, Shin-ae oye ruidos en su baño y abre la puerta, gritando el nombre de Jun, pero el usuario del baño es un niño de la guardería de Jun. Al dejar a los otros niños de la guardería, Shin-ae es testigo del acoso a la niña, pero no interviene.

Sus amigos de la iglesia le organizan una fiesta de cumpleaños, durante la cual afirma que visitará al secuestrador, ahora en prisión, para perdonarlo. Jong-chan no entiende por qué Shin-ae tiene que visitarlo para perdonarlo, pero aun así la acompaña. Sorprendentemente, el secuestrador le revela que también ha encontrado a Dios y que éste le ha absuelto de sus pecados. Shin-ae no entiende cómo Dios puede absolverle de sus pecados antes de que ella le haya perdonado y haya sentido la verdadera paz.

Un día, Shin-ae roba un CD de una canción llamada “Lies” en una tienda y lo hace sonar en un altavoz donde se ha reunido un grupo para dar gracias a Dios. Más tarde, esa misma noche, recibe una llamada telefónica que, según Jong-chan, es del secuestrador; él descarta la idea, pero le dice que se calme y concierta una cita para cenar al día siguiente. Sin embargo, Shin-ae entra en la farmacia y seduce al marido de la farmacéutica, pero éste no puede actuar y ella pierde la cita. Jong-chan rechaza su propuesta de sexo y se ofrece a llevarla a casa, pero ella se niega físicamente. De camino a casa, pasa por una vigilia organizada por la pareja de farmacéuticos, que se ve interrumpida por el lanzamiento de una piedra contra una ventana. En su casa, Shin-ae se corta las venas.

El día que le dan el alta en el hospital, Jong-chan la lleva a una peluquería, donde la chica trabaja ahora, para que la peinen. Ella le revela que estuvo en un centro de detención de menores por haberse mezclado con la gente equivocada y que abandonó la escuela. A mitad de su corte, Shin-ae sale de la peluquería. En casa, empieza a cortarse el pelo ella misma. Jong-chan llega y se ofrece a sostenerle un espejo.

También te puede interesar: