Final de Sleepers

Durante los años 60, la iglesia de los Santos Ángeles y su escuela eran el centro de la "Cocina del Infierno", un barrio marginal de Nueva York. Allí podían refugiarse los niños marginados. John, Lorenzo, Michael y Tommy son cuatro amigos que tratan de sobrevivir en un barrio de inmigrantes y cuya única guía moral es el padre Robert Carillo, un tipo criado en las calles que intenta que no se desvíen del buen camino. Sin embargo, tras una fechoria colectiva en la que casi muere un hombre, los cuatro muchachos son enviados al Hogar Wilkinson.

Dónde ver la película Sleepers online
Poster for the movie "Sleepers"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Sleepers

Final de Sleepers explicado

Lorenzo “Shakes” Carcaterra, Tommy Marcano, Michael Sullivan y John Reilly son amigos de la infancia que viven en Hell’s Kitchen en la década de 1960. El padre Robert “Bobby” Carillo, su párroco, intenta enseñarles a distinguir el bien del mal, pero ellos siguen gastando bromas a menudo y también empiezan a hacer pequeños recados para un gángster local llamado King Benny.

En el verano de 1967, hieren accidentalmente a un anciano mientras roban a un vendedor de perritos calientes y son condenados al Wilkinson Home for Boys en el norte del estado de Nueva York. Durante su estancia, los chicos sufren abusos físicos y sexuales por parte de los guardias Sean Nokes, Henry Addison, Ralph Ferguson y Adam Styler.

Mientras están en el centro, participan en el partido de fútbol anual de Wilkinson entre los guardias y los reclusos. Michael convence a Rizzo, un recluso negro, para que jueguen con todas sus fuerzas para demostrar a los guardias que pueden defenderse. Él acepta y ayuda a ganar el partido. Humillados, los guardias infligen severas palizas a los chicos, los ponen en aislamiento durante semanas y golpean a Rizzo hasta la muerte, diciendo a su familia que murió de neumonía.

En la primavera de 1968, poco antes de que Shakes salga de Wilkinson, sugiere que denuncien públicamente los abusos. Los otros se niegan, y Michael afirma que nadie les creería, ni les importaría. Deciden entonces no volver a hablar de los abusos. La noche antes de que Shakes sea liberado, Nokes y los otros guardias organizan una “fiesta de despedida” en la que los cuatro chicos son brutalmente abusados.

13 años más tarde, en 1981, John y Tommy, ahora delincuentes profesionales, se encuentran inesperadamente con Nokes en un pub de Hell’s Kitchen. Se enfrentan a él, pero éste se desentiende de los abusos a los que les sometió. John y Tommy lo matan a tiros delante de los testigos. Michael, que se ha convertido en ayudante del fiscal del distrito, consigue que le asignen el caso; en secreto, se propone estropear la acusación y sacar a la luz lo que hicieron los guardias de Wilkinson. Junto con Shakes, ahora reportero, forjan un plan para liberar a John y Tommy y vengarse de los restantes abusadores. Con la ayuda de otras personas (entre ellas King Benny y su amiga de la infancia Carol), llevan a cabo su plan utilizando la información recopilada por Michael sobre los antecedentes de los antiguos guardias de Wilkinson. Además, contratan a Danny Snyder, un abogado alcohólico y fracasado, para que defienda a John y Tommy.

El plan sólo funcionará si Michael puede dañar la reputación de Nokes y situar a John y Tommy en otro lugar en el momento del tiroteo. Ferguson, al ser llamado como testigo del carácter de Nokes, admite que él, Nokes y otros guardias abusaron de los chicos. Sin embargo, para cerrar el caso, necesitan un testigo clave que pueda dar una coartada a John y Tommy. Shakes tiene una larga charla con el padre Bobby, que al principio se resiste, pero después de escuchar los horribles abusos que sufrieron, acepta de mala gana cometer perjurio. En el juicio, el padre Bobby declara que John y Tommy estaban con él en un partido de los New York Knicks en el momento del tiroteo y que tiene tres talones de entradas para demostrarlo. Como resultado, John y Tommy son absueltos.

Los demás guardias también son castigados por sus crímenes: Addison, ahora un político que sigue abusando de los niños, es asesinado por Little Caesar, un capo de la droga local y hermano mayor de Rizzo; Styler, ahora un policía corrupto, es encarcelado por aceptar sobornos y asesinar a un traficante de drogas; y Ferguson, un trabajador social, pierde su trabajo y su familia como resultado de su admisión en el tribunal.

Michael, Shakes, John, Tommy y Carol se reúnen en un bar local para celebrarlo. Es la última ocasión en la que los cuatro hombres están juntos. Shakes sigue siendo reportero y vive en Hell’s Kitchen. Michael deja la oficina del fiscal, se traslada a la campiña inglesa, se hace carpintero y nunca se casa. John bebe hasta morir y Tommy es asesinado; ninguno de los dos llega a los 30 años. Carol también se queda en la Cocina del Infierno como trabajadora social; tiene un hijo y lo llama John Thomas Michael Martínez, apodado Shakes.

También te puede interesar: