Final de Solas

1 h 41 min

María (Ana Fernández) malvive en un oscuro apartamento de un barrio miserable, trabaja eventualmente como chica de la limpieza y, casi con cuarenta años, descubre que está embarazada de un hombre que no la ama. Su soledad es tan grande que sólo encuentra consuelo en la bebida. Su madre (María Galiana), que ha consumido su vida al lado de un hombre violento e intolerante, no tiene ni siquiera el consuelo de tenerla cerca. Con motivo del ingreso de su marido en un hospital, la madre visita a María en su apartamento y conoce a un vecino viudo (Carlos Álvarez) que vive con su perro. La relación que se establece entre estos tres náufragos alivia sus soledades y deja una puerta abierta a la esperanza.

Dónde ver la película Solas online
Poster for the movie "Solas"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Solas

Final de Solas explicado

Solas cuenta la historia de María (Ana Fernández) y su madre Rosa (María Galiana). María es una de las cuatro hijas adultas, que se han trasladado lo más lejos posible de sus padres y de la granja donde se criaron. Antes de que comience la película, el padre (que más tarde se revelará como un hombre violento, cruel y maltratador) ha caído enfermo y ha sido llevado a un hospital de Sevilla, donde vive María. Rosa se ha quedado en el hospital con él, pero el médico le dice que se vaya antes de que ella misma caiga enferma. María se lleva a Rosa para que se quede con ella en el destartalado apartamento de las afueras donde vive, y Rosa toma el autobús todos los días para visitar a su marido.

María es inteligente y quería una educación, pero su padre no se lo permitió. Ahora, a los 35 años, trabaja en un servicio de limpieza; se siente sola, pobre, enfadada y amargada. Descubre que está embarazada de un hombre que no quiere tener un hijo y le dice a María que aborte. Cuando ella le dice que quiere tener el bebé y criarlo con él, el hombre la rechaza. En su enfado y desesperación, María empieza a beber en exceso.

Cuando su madre, Rosa, vuelve de hacer la compra, conoce al vecino de María, Don Emilio (Carlos Álvarez-Nóvoa), un anciano y amable viudo que vive solo con su perro. Entre ellos surge una amistad: él le presta a Rosa algo de dinero cuando se queda corta en el supermercado, y ella le cocina después de que se le queme un guiso que olvidó que estaba cocinando. Él se enamora de Rosa, pero ésta es fiel a su abusivo marido (en un momento dado le dice a María sobre su padre: “No debe tener la conciencia tranquila. Yo sí”).

El marido de Rosa se recupera y ella vuelve con él al campo, sin saber del embarazo de María. María le cuenta a Don Emilio lo del bebé y le dice que piensa abortarlo. En una larga y emotiva escena, él se ofrece a ser como un abuelo para el niño si ella decide tenerlo, pero María ha sido tan maltratada por los hombres de su vida que le cuesta creerle.

La película termina con la visita de María a la tumba de sus padres con su niña y Don Emilio. Él va a vender su piso en Sevilla y los tres se mudarán a la casa de Rosa en el campo para criar a la niña.

También te puede interesar: