Final de Supergolpe en Manhattan

Duke Anderson es un ladrón que acaba de cumplir una pena de diez años de cárcel. Se reúne con su antigua novia Ingrid en su apartamento para preparar el robo de un edificio entero. Lo que ignora es que, aunque no es objeto de vigilancia policial, todos sus movimientos están siendo grabados.

Dónde ver la película Supergolpe en Manhattan online
Final de la película Supergolpe en Manhattan
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Supergolpe en Manhattan

Final de Supergolpe en Manhattan explicado

El ladrón de cajas fuertes John “Duke” Anderson es liberado tras diez años de prisión. Reanuda su relación con su antigua novia, Ingrid. Ella vive en un bloque de apartamentos de clase alta en Manhattan. Anderson, casi al instante, decide robar todo el edificio de una sola vez, llenando una furgoneta de muebles con las ganancias. Consigue financiación de un nostálgico jefe de la mafia y reúne a su equipo de cuatro hombres. También incluye a un viejo ex convicto borracho, “Pop”, al que Anderson conoció en la cárcel, y que va a hacer de conserje mientras el verdadero está atado y amordazado en el sótano.

Menos bienvenido es un hombre que la mafia le endilga a Anderson: el matón “Calcetines”. Socks es un psicópata que se ha convertido en un lastre para la mafia y, como parte del trato, Anderson debe matarlo en el transcurso del robo. A Anderson no le gusta esto, ya que la operación es bastante complicada, pero se ve obligado a seguir adelante.

Anderson ha entrado, sin saberlo, en un mundo de vigilancia omnipresente: los agentes, las cámaras, los micrófonos y los dispositivos de seguimiento de numerosas agencias públicas y privadas ven casi toda la operación, desde la primera planificación hasta la ejecución. A medida que Anderson avanza en la trama, pasa de la vigilancia de un grupo a otro, a medida que cambian las ubicaciones o los individuos. Entre ellos, un detective privado contratado por el acaudalado Werner para espiar a su amante Ingrid, que resulta ser la novia de Anderson; el BNDD, que está investigando a un traficante de drogas liberado; el FBI, que investiga a los activistas negros y el contrabando interestatal de antigüedades; y el IRS, que persigue al jefe de la mafia que financia la operación. Sin embargo, como las distintas agencias federales, estatales y municipales que realizan la vigilancia persiguen objetivos diferentes, ninguna de ellas es capaz de “atar cabos” y anticiparse al robo.

La operación se desarrolla durante el fin de semana del Día del Trabajo. Disfrazados como un equipo de mudanzas y almacenes Mayflower, los ladrones cortan los cables del teléfono y de la alarma y avanzan por el edificio, reuniendo a los residentes a su paso y robando en cada apartamento.

Jimmy, el hijo de dos de los residentes, es un parapléjico y asmático que se queda en su habitación con aire acondicionado. Utilizando su equipo de radioaficionado, llama a otros radioaficionados, radicados en otros estados, que se ponen en contacto con la policía. Así se da la alarma, pero sólo después de resolver qué lado (los que llaman o los servicios de emergencia) debe tomar la factura telefónica.

Mientras los inconscientes delincuentes trabajan, la policía despliega enormes fuerzas en el exterior para impedir su huida y envía un equipo a través de una azotea vecina.

En el tiroteo que sigue, Anderson mata a Socks, pero es él mismo abatido por la policía. Los demás ladrones son asesinados, heridos o capturados. Pop se entrega mientras cubre a los demás echando toda la culpa a Socks. Como nunca se ha adaptado a la vida en el exterior, está deseando volver a la cárcel.

En el transcurso del registro del edificio, la policía descubre un equipo de escucha de audio abandonado por el detective privado contratado para vigilar a Ingrid y lo rastrea para encontrar a Anderson en estado crítico tras haber intentado escapar. Para evitar la vergüenza de no haber descubierto el robo a pesar de tener a Anderson grabado en varias operaciones de vigilancia, y dado que muchas de las grabaciones eran ilegales, cada una de las agencias ordena que se borren sus cintas.

También te puede interesar: