Saltar al contenido

Final de Sympathy for Lady Vengeance

Poster for the movie "Sympathy for Lady Vengeance"
Poster for the movie "Sympathy for Lady Vengeance"

Sympathy for Lady Vengeance (2005 )

115 min - Drama, Suspense
Título original:  친절한 금자씨

Kum-ja es una joven que ha pasado trece años en prisión acusada del secuestro y el asesinato de un niño de 6 años. Un crimen que conmocionó a la opinión pública, tanto por la brutalidad del mismo como por los veinte años con los que contaba entonces la acusada. Cumplida su pena, Geum-ja sólo tiene una cosa en mente: venganza... Última parte de la trilogía de la venganza de Chan-wook Park, tras "Sympathy For Mr. Vengeance" y "Oldboy".


Director:   Park Chan-wook

Ver online Sympathy for Lady Vengeance

Atención
A continuación se revela como acaba Sympathy for Lady Vengeance

🚨 Final de Sympathy for Lady Vengeance explicado

Geum-Ja (Yeong-ae Lee) está encerrada por un supuesto asesinato infantil.

Geum-Ja trama venganza durante su condena de 13 años y medio de prisión.

Después de ser liberada, usa a sus amigos de la prisión para localizar y secuestrar al asesino de niños. Luego descubre que él mató a otros 3 niños.

Geum-ja consigue un trabajo en una pastelería. Allí conoce a un joven llamado Geun-shik, que tiene más o menos la misma edad que Won-mo si éste no hubiera muerto. A pesar de revelar su pasado a Geun-shik, a él no parece importarle. Más tarde, los dos pasan la noche juntos.

Después de indagar un poco, Geum-ja localiza a su hija (Jenny): una pareja en Australia la adoptó. Geum-ja vuela a reunirse con ella. Jenny sigue enfadada con su madre por haberla abandonado, pero también quiere conocerla mejor. Por ello, madre e hija vuelan de vuelta a Seúl.

Baek (el verdadero asesino) se entera de que Geum-ja ha salido de la cárcel y la persigue. Por ello, contrata a dos matones para silenciar a Geum-ja y a Jenny. Sin embargo, su plan resulta contraproducente: Geum-ja se defiende y los mata. Mientras tanto, la mujer de Baek droga a su marido.

Geum-ja llega al apartamento de Baek y lo secuestra. Lo lleva a una escuela abandonada. Después de despertarlo, Geum-ja le dice a Baek que le traduzca unas palabras a Jenny. Después de eso, Geum-ja envía a Jenny lejos.

Ahora que está a solas con Baek, Geum-ja se enfrenta a él pero no se atreve a apretar el gatillo y acabar con la vida del hombre. Mientras busca su teléfono, Geum-ja se da cuenta de que hay una cuerda con varias baratijas atadas a ella. Entonces, se da cuenta de que hubo otras víctimas. Horrorizada, Geum-ja dispara a los dos pies de Baek.

Para reunir más pruebas, Geum-ja vuelve al apartamento de Baek. Geum-ja llama al detective Choi y juntos se ponen en contacto con las familias. En la escuela abandonada, muestran las cintas a las familias.

Ella enseña la prueba a las familias de las víctimas, y todos ellos participan en la ejecución espeluznante de los asesinos de niños.

Ahora que Baek ya no está vivo, las familias se reúnen para hacerse una foto, que más tarde servirá de garantía para que nadie pueda delatarse ante las autoridades. Después, entierran el cuerpo en el bosque y se dirigen al lugar de trabajo de Geum-ja. Se sientan juntos y comen un poco de pastel.

Más tarde, Geum-ja ve el espíritu de Won-mo. El chico se transforma en una versión adulta de sí mismo y amordaza a Geum-ja. Después de esta visión, Geum-ja corre hacia Jenny con un pastel de tofu blanco y le pide a su hija que sea pura. Mientras tanto, ella entierra su cara en el pastel y llora.

El asesinato del Sr. Baek

Este hombre es sin duda el principal villano de toda esta historia. Ahora bien, ¿se merecía esa muerte? Baek se merecía un fuerte castigo por lo que hizo. El maestro de escuela secuestró a esos niños porque era codicioso y quería comprar “cosas bonitas”. Así que, realmente no hay redención para alguien como Baek.

¿Qué es tan horrible en el Sr. Baek? Este hombre no tiene conciencia. A diferencia de Geum-ja, Baek nunca intentó expiar sus crímenes. Nunca hubo un momento en el que se arrepintiera de haber matado a esos niños. De hecho, Baek incluso se enorgullece de haberse salido con la suya todos estos años. No es una coincidencia que el profesor guardara todos esos “recuerdos”.

Aunque, la muerte de Baek no devuelve a los niños a sus familias, les dio al menos un cierto sentido de cierre. No olvidemos que los atroces actos de Baek tuvieron terribles repercusiones en las familias de las víctimas. En primer lugar, estas personas tuvieron que lidiar con el dolor (la pérdida de su hijo). No sólo eso, sino que también tuvieron que hacer frente a las secuelas: dificultades económicas, pérdida del cónyuge (suicidio), entre otros problemas.

A pesar de haber conseguido matar a Baek (el malo), Geum-ja se da cuenta de que nunca podrá arreglar las cosas para las víctimas y sus familias. Por eso entierra su cara en el pastel de tofu blanco. Geum-ja quiere desesperadamente volver a ser pura y redimirse, pero sus “pecados” son demasiado grandes.