Final de The equalizer 2 (El protector 2)

Regresa a la gran pantalla Robert McCall (Denzel Washington), el veterano ex-agente del gobierno que decide seguir combatiendo por su cuenta contra delincuentes, secuestradores o cualquier tipo de extorsionador, por muy arriesgados que sean. Pero en esta ocasión, este justiciero va a tener que enfrentarse a un caso en el que entrarán en juego cuestiones muy personales. Y es que Susan Plummer (Melissa Leo), su compañera de la CIA, una ex-agente retirada, ha desaparecido. De esta manera, la misión hará que McCall se vea cara a cara con secuestradores y sicarios de alto nivel con los que nadie está a salvo, mientras que pone a prueba su tenacidad y habilidades ahora que alguien querido está en juego.

Dónde ver la película The equalizer 2 (El protector 2) online
Poster for the movie "The equalizer 2 (El protector 2)"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de The equalizer 2 (El protector 2)

Final de The equalizer 2 (El protector 2) explicado

La película comienza en el ferrocarril turco, a 400 millas de Estambul. Robert McCall (Denzel Washington) entra en el vagón bar del tren y toma una copa con su objetivo, un hombre turco (Adam Karst) que ha secuestrado a su hija a su madre americana sólo para fastidiar a su ex mujer y hacerle daño. Cuando el hombre se da cuenta de la misión de McCall, ordena a sus hombres que se encarguen de él. McCall examina la habitación, pone en marcha el temporizador y procede a golpear, destrozar, apuñalar y cortar el cuello a todos los matones. Se acerca al padre y le da la oportunidad de tomar el camino más fácil.

En Boston, la madre, Grace (Tamara Hickey), acude al despacho de su abogado, donde la espera su hija. Con lágrimas en los ojos abraza a su pequeña.

McCall trabaja ahora como conductor de Lyft, siendo su conductor más frecuente un anciano llamado Sam Rubenstein (Orson Bean). Sam está en medio de un caso para tratar de localizar a su hermana perdida hace tiempo. McCall suele interactuar con algunos de sus pasajeros mientras observa a otros. Una noche, le dicen que lleve a casa a una joven llamada Amy (Caroline Day), que ha sido drogada y posiblemente violada. McCall la lleva al hospital y vuelve al apartamento de los tipos que la agredieron. Tras decirles que hagan lo correcto, el líder de los gamberros intenta golpear a McCall, pero éste utiliza la tarjeta del tipo para cortarle antes de romperle los huesos a él y a sus compañeros antes de marcharse.

En Bélgica, un hombre, el Sr. Calbert (Antoine de Lartigue), llega a casa y encuentra a su mujer golpeada y llorando. Tres hombres – Resnik (Jonathan Scarfe), Ari (Kazy Tauginas) y Kovac (Garrett Golden) – salen y disparan a la esposa en la cabeza. A continuación, obligan al Sr. Calbert a sentarse antes de que Resnik le meta una pistola en la boca y apriete el gatillo.

McCall descubre que uno de sus vecinos, Fátima (Sakina Jeffrey), tiene su jardín destrozado y las paredes han sido rociadas con grafitis. McCall comienza a limpiarlo antes de que se encuentre con Miles Whittaker (Ashton Holmes), un joven que se relaciona frecuentemente con McCall y que es un aspirante a artista. Miles se ofrece a ayudar a McCall a quitarlo a cambio de un precio.

McCall va a la librería a buscar un nuevo libro que ha pedido, y ve que la dependienta es Grace, y su hija lo reconoce, pero Grace no sabe que McCall fue su salvador. Cuando llega a casa, encuentra a Susan Plummer (Melissa Leo) ya allí, y comparten una cena amistosa. Susan olvida que es el día del cumpleaños de Vivian, la difunta esposa de McCall, y le sugiere que salga más.

Más tarde, Susan habla con un colega, Dave York (Pedro Pascal), mientras investigan el asesinato de los Calbert. Vuelan a Bélgica para investigar la escena del crimen. Susan vuelve a su habitación de hotel donde es seguida por dos matones que la atacan. Empiezan a gritar sobre el dinero, pero ella se resiste y los retiene antes de que intenten acorralarla en la habitación.

McCall está viendo a Miles pintar la pared cuando recibe una llamada del marido de Susan, Brian (Bill Pullman), para informarle de que Susan ha sido asesinada. McCall vuela a Washington DC para asistir al funeral y más tarde comienza a investigar la muerte de Susan revisando las imágenes de las cámaras del hotel, así como las fotos de la escena del crimen.

Los matones están en su apartamento poniendo música a todo volumen cuando oyen sonar un teléfono. No procede de ninguno de sus teléfonos, así que acaban encontrando otro teléfono en el suelo. Cuando contestan, su radio explota, matándolos a ambos. En el exterior, Resnik y sus compañeros observan, habiéndose encargado de ellos.

McCall encuentra a Dave, que creía que McCall estaba muerto. Se han enterado del asesinato de los matones, y McCall determina que sólo eran cabos sueltos de los que había que ocuparse, y que la muerte de Susan puede estar relacionada con los asesinatos de Calbert.

McCall observa a Miles saliendo con dos gángsters del barrio. Los sigue hasta su apartamento, noquea a sus guardias y toma sus armas para obligar a Miles a volver con él. Estaba allí porque iban a ayudarle a vengarse de los matones que asesinaron a su hermano, pero McCall le deja claro que no tiene nada que hacer con esos tipos.

McCall lleva a un pasajero que dice que va al aeropuerto. Sospecha y toma intencionadamente la ruta equivocada, y cuando lo revela, el pasajero intenta apuñalarle. McCall conduce como un loco para golpear al tipo mientras consigue darle un codazo en la cara repetidamente. El tipo intenta entonces disparar a McCall, pero éste agarra la pistola y le dispara primero. Coge el teléfono del asesino y encuentra información codificada en él antes de quemar el coche con el cuerpo del hombre dentro.

McCall se lleva a Brian a un piso franco hasta que resuelva la situación, ya que teme que Brian pueda ser el objetivo de un cabo suelto.

McCall lleva el teléfono a la casa de Dave, donde se encuentra con su mujer y sus dos hijas. Cuando salen de la habitación, McCall muestra a Dave la información del teléfono y rastrea la fuente hasta otro teléfono… que resulta ser de Dave. Revela que después de que él y los otros hombres (que fueron todos enseñados bajo el mando de McCall en la CIA) lo creyeran muerto, se involucraron en algunos asuntos desagradables, y cuando Susan estuvo a punto de descubrirlo, Dave la mató él mismo. Dave lleva a McCall fuera para “reunirse” con Resnik, Ari y Kovac. Jura matarlos a todos por lo que le hicieron a Susan. A continuación, la esposa de Dave lleva a McCall a dar un paseo, como para burlarse de él.

Miles está en el apartamento de McCall pintando la pared para él. Dave y Kovac intentan entrar en el apartamento, justo cuando Miles habla por teléfono con McCall. Éste le ordena a Miles que busque un escondite secreto detrás de su estantería, y allí va, pero Miles empieza a tener claustrofobia. McCall llama a Dave antes de que encuentre a Miles y le dice dónde pueden encontrarlo. Cuando Miles cree que es libre de irse, Dave lo secuestra a punta de pistola.

McCall se dirige a su antigua ciudad natal, que está siendo evacuada debido a un huracán. Los cuatro villanos recorren la ciudad para encontrar a McCall. Kovac entra en una tienda donde cree ver a McCall, pero éste le dispara un arpón en la cabeza. Ari va entonces tras él, pero McCall lo atrapa primero y le corta de arriba abajo todo el cuerpo. Resnik sigue a McCall a través de otra tienda, y una granada le hace estallar el estómago.

Dave se queda en lo alto de una torre tratando de espiar a McCall. Consigue contactar con él y decirle que Miles está escondido en un maletero, y que Dave lo matará si McCall no se entrega. Dispara varios tiros de burla, pero una vez que llega a su último tiro, McCall dispara a la rueda del coche en el que está Miles para que Dave no lo vea. McCall sube entonces a lo alto de la torre y se enfrenta a Dave. Éste intenta apuñalar a McCall, pero McCall es rápido. Le saca un ojo a Dave antes de agarrar su cuchillo y apuñalarlo en el abdomen, y luego le corta el cuello por la espalda antes de lanzarlo desde la torre, donde se estrella contra las rocas, y su cuerpo es arrastrado por el océano.

McCall va a liberar a Miles y ve que le han disparado en la pierna. Lleva al chico a su antigua casa donde le cura la herida y detiene la hemorragia. Miles ve entonces fotos de McCall cuando era soldado, así como fotos con Vivian.

De vuelta a casa, Fátima ve que su jardín ha sido restaurado y que Miles ha pintado un mural en la pared que representa lo que parece ser la vida en su antiguo país. En la pared de enfrente está escrito “Te dejo con lo mejor de mí”. También vemos a Miles en un autobús hablando con una chica de su colegio mientras ella ve un dibujo que está haciendo, inspirado en McCall.

Se ve a Sam reuniéndose con su hermana Magda (Gloria Papert) después de que McCall moviera algunos hilos.

Lo último que vemos es a McCall de pie frente a su antigua casa, mirando hacia el océano.

 

También te puede interesar: