Final de The House (2022)

En diferentes épocas, una familia pobre, un desarrollador ansioso y una casera harta se unen a la misma casa misteriosa en esta comedia negra animada.

Dónde ver la película The House online
Poster for the movie "The House"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de The House

Final de The House explicado

Si después de ver The house en Netflix, has tenido tiempo de recuperarte del sueño febril que fue, es el momento de desvelar los muchos secretos que se esconden entre esas cuatro paredes. Así que vamos a empezar a hablar de los entresijos de La Casa.

Parte 1

La primera parte de esta serie antológica, ambientada en el siglo XIX, trata de una familia pobre que, básicamente, hace un trato con el diablo. El padre Raymond (Matthew Goode, estrella de Descubrimiento de las brujas), enfadado con sus parientes esnobs, decide emborracharse una noche y dar un insensato paseo por el bosque. En su recorrido, se encuentra con la visión de un carruaje sin caballos y una misteriosa figura le hace entrar. Al día siguiente, un tal Sr. Thomas (al que pone voz Mark Heap) que habla en nombre del arquitecto Sr. Van Schoonbeek, le hace una oferta que Raymond no puede rechazar.

El Sr. Thomas, al que se ve discutiendo consigo mismo o riéndose como una colegiala, resulta ser sólo un actor contratado por Van Schoonbeek. Él también se ha pasado a la botella y se lamenta ante la pobre y perdida Mabel mientras le suplica ayuda. El Sr. Thomas afirma que el gran diseñador cambia continuamente todo lo relacionado con la casa, hasta el punto de que ya no hay escaleras y los pasillos se han convertido en una especie de laberinto, sin posibilidad de escapar.

Mientras tanto, los padres de Mabel se han consumido completamente por la casa. Raymond está hipnotizado por la chimenea y empieza a quemar todas sus pertenencias, mientras que la madre, Penny, trabaja en la máquina de coser noche y día, incluso mientras duerme. Les dan ropa nueva, que claramente parece un mueble, y los padres se transforman de repente. Raymond se convierte en una silla y Penny en un juego de cortinas. Este giro es más inquietante que impactante, pero aún así, pica cuando una angustiada Mabel llega a la escena. Se encuentra con sus padres transformados y con un incendio fuera de control. Mabel y su hermana escapan por la ventana, pero no parece un final feliz.

Parte 2

En la segunda parte no se puede negar que ésta termina con un bajón definitivo. El renovador de ratones (con la voz de Jarvis Cocker, el mejor de Sheffield) organiza su jornada de puertas abiertas en el edificio maldito. Los invitados son groseros y no se impresionan con su duro trabajo. Dejan huellas en todas las alfombras y manchan de helado todas las superficies imaginables. Sin embargo, para su sorpresa, dos extraños visitantes con formas extrañas expresan su interés en la casa e investigan más a fondo las habitaciones. El único problema es que no se quieren ir. Prueban la cama, el sofá y el baño, tratando el lugar como un hotel. Hay mucho humor que extraer de este giro de los acontecimientos y los realizadores lo aprovechan al máximo.

El propietario se defiende, pero cada vez llegan más miembros de la familia. Les amenaza con el repelente de insectos, pero consigue desmayarse con los gases. A su regreso, los seres revelan su verdadera forma. Son una especie de híbrido entre roedor e insecto, ratones con seis patas. Esta transformación es más fuerte que en la primera parte. Es extremadamente desconcertante y lo que sigue es aún peor. Unos cortes rápidos revelan la devastación que estas criaturas mutantes están causando en la casa, destruyendo todo a su paso, devorando todo lo que pueden. Es una escena espeluznante y, en ese plano final, descubrimos que nuestro ratón protagonista se ha despojado de su ropa y se ha vuelto salvaje, uniéndose a los monstruos en su destrucción.

Parte 3

La tercera y última historia es el eslabón débil. Los realizadores intentaron con gallardía un enfoque diferente, pero les salió el tiro por la culata. La tercera parte nos llevaba al futuro y se centraba en la felina Rosa mientras intentaba restaurar la casa a su antigua gloria en medio de una inundación apocalíptica. Sus inquilinos (entre los que se encuentra Helena Bonham Carter, de The Crown) le suplican que abandone la casa y navegue con ellos hacia lo desconocido, pero Rosa se niega. Los demás se van y ella se queda sola. Una potente niebla desciende sobre el edificio y Rosa tiene que luchar contra sus propias visiones.

En un cambio en el procedimiento, Rosa consigue escapar de su inminente perdición convirtiendo la casa en un barco gracias a una práctica palanca. El segmento final termina con optimismo, ya que todos zarpan hacia un futuro mejor. No hay muerte, no hay mucha destrucción, sólo un final esperanzador. La fábula final no encaja del todo con el sentimiento de las otras, pero suena a verdad en un nivel más profundo. En todo momento, el objetivo es escapar de la casa a cualquier precio. En cada historia, los personajes son consumidos por el edificio y luchan por salir. Sin embargo, algunos valientes consiguen salir con vida.

También te puede interesar: