Final de The Lost Daughter

2 h 01 min

Las vacaciones en la playa de una mujer madura toman un giro oscuro cuando comienza a obsesionarse con otra mujer y su hija, lo que la obligará a tener que enfrentarse a problemas de su pasado y de su primera maternidad.

Dónde ver la película The Lost Daughter online
Poster for the movie "The Lost Daughter"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de The Lost Daughter

Final de The Lost Daughter explicado

La película comienza con Olivia Colman tropezando en una playa oscura. Camina hacia el agua y se desploma. Con esa impactante imagen en la mente, conocemos al personaje de Colman: una profesora llamada Leda que está de vacaciones en una isla griega. No es precisamente un complejo turístico de primera clase. El apartamento en el que se aloja Leda está al lado de un faro que se apaga a todas horas, y la fruta de cortesía que hay en la mesa de su cocina se está pudriendo. Además, experimenta vértigo de vez en cuando. Pero al menos tiene la playa privada para ella sola… hasta que una enorme familia greco-americana con media docena de niños gritones aparece y perturba su paz.

Leda se fija en una joven madre de familia llamada Nina (Dakota Johnson). Al verla, recuerda que ella misma fue una madre joven que crió a dos hijas pequeñas. En estos flashbacks a sus 20 años, una joven Leda es interpretada por Jessie Buckey. En el presente, Leda se ve envuelta en un pequeño enfrentamiento con la familia americana, que se resuelve cuando Nina tiene un gesto de amistad con Leda. A medida que pasan los días, Leda observa con desaprobación cómo Nina se pelea con su marido y descuida a su hijo.

Un día, Nina pierde la pista de su hijo y toda la playa se despliega para buscarla. En los flashbacks, la joven Leda llama a su hija, que también se ha perdido en una playa. En el presente, Leda encuentra a la niña de Nina y se la lleva a su familia, sana y salva. La familia se muestra agradecida, pero la niña sigue disgustada porque ha perdido su muñeca. Leda recuerda que ella tenía una muñeca así cuando era pequeña. Cuando vuelve a su coche al final del día, vemos que Leda cogió la muñeca de la niña a propósito.

En los flashbacks volvemos a ver lo mucho que le cuesta a Leda cuidar de sus dos hijas. Lloran y exigen atención, y ella pierde la paciencia. El padre de sus hijas (Jack Farthing) es un académico ambicioso, como ella, y no ofrece mucha ayuda. Se va de viaje de trabajo, dejándola sola, y su paciencia con sus hijos se agota aún más. Grita y da portazos. También hay recuerdos felices, pero son escasos. La joven Leda y su marido se van de vacaciones con sus hijas y reciben la visita de unos mochileros que están de paso. El mochilero tiene hijos pequeños que ha dejado atrás para dar la vuelta al mundo con su nueva novia. Leda le pregunta a la novia cómo les va a las niñas del mochilero sin él, y la novia le responde que son niños, no niñas.

En el presente, Nina y su familia siguen buscando la muñeca. Leda cena con el vigilante del hotel, Lyle (Ed Harris). Lyle ve que ella tiene la muñeca, pero no hace ningún comentario al respecto. Nina llega a poner folletos de la muñeca desaparecida, porque su hija está muy afectada. La ansiedad de Leda aumenta mientras espera que Lyle la delate, pero no lo hace. Además, Leda descubre que Nina tiene una aventura con un joven llamado Will (Paul Mescal), que trabaja en el complejo turístico. El marido de Nina es increíblemente controlador y casi seguro que pertenece a la mafia.

En los flashbacks, la joven Leda tiene la oportunidad de presentar su trabajo en una conferencia y deja a sus hijas con una niñera. Allí, Leda comienza un romance con otro académico. En el presente, está claro que Leda se ve a sí misma y a su propia vida reflejada en Nina.

Final explicado de The lost daughter

Leda y Nina comparten un dulce momento en el que Leda le da a Nina una horquilla para sujetar su sombrero. Leda le confiesa a Nina por qué no quiere hablar de la crianza de sus hijas: Porque las abandonó durante tres años cuando su hija mayor tenía 7 años y la menor 5. Estaba harta y agobiada, así que se marchó, dejando a su marido y a su madre al cuidado de ellas hasta que volvió, tres años después.

En el presente, Leda intenta secar la muñeca encharcada que ha robado. Will acorrala a Leda y le pregunta si él y Nina pueden tomar prestado el apartamento de Leda para tener sexo. Leda le dice que le gustaría hablar con Nina. Nina va al apartamento de Leda, donde ésta le da las llaves del apartamento y también le devuelve la muñeca. Le confiesa que la cogió y que “sólo estaba jugando”. Nina no se lo toma bien. Coge la muñeca y se marcha. Cuando Leda intenta insistir en que Nina tome las llaves y use el apartamento, Nina apuñala a Leda en el estómago con la horquilla regalada y le dice que mejor se cuide.

Esa noche, Leda hace las maletas y conduce su coche de alquiler fuera del complejo. Sintiéndose fuera de sí, se sale de la carretera. Sale a trompicones del coche y se desploma en la playa, repitiendo la escena inicial. A la mañana siguiente, Leda se despierta en la orilla del mar. Sentada en la playa, llama a su hija Bianca, que resulta estar con su otra hija, Martha. Bianca le dice que ha intentado ponerse en contacto con ella y que creía que estaba muerta. Leda le responde que está viva, y entonces descubre una naranja en sus manos. Escucha a sus hijas hablar mientras pela la naranja “como una serpiente”, como solía hacer con sus hijas cuando eran pequeñas. Con esto, la película termina.

¿Muere Leda?

Es difícil de decir. El final de la película de The Lost Daughter cambia ligeramente el final del libro de Elena Ferrante. En la novela, Leda se despierta en el hospital tras el accidente de coche y les dice a sus hijas por teléfono: “Estoy muerta, pero estoy bien”. Aquí, Leda les dice a sus hijas que está viva, pero también que, misteriosamente, de repente tiene en sus manos una naranja en perfecto estado y no se pregunta de dónde ha salido. Es el tipo de detalle extraño que casi parece sobrenatural, lo que podría implicar que Leda murió en la playa por su herida de arma blanca. Pero, por otro lado, dice en voz alta que está viva.

Si se quiere profundizar aún más en la metáfora, se puede considerar que el motivo de la fruta en La hija perdida son los propios niños, o “el fruto del vientre materno”, por así decirlo. La fruta que Leda encuentra en su alquiler está podrida, pero la naranja de la playa está en perfecto estado. Tal vez puedas ver esto como Leda perdonándose a sí misma; dejando de lado su culpa, por abandonar a sus hijos, sabiendo que salieron bien.

Para resumir la historia: el final de The Lost Daughter está abierto a la interpretación. Tal vez creas que Leda murió en esa playa. Personalmente, creo que vivió, y que la experiencia cercana a la muerte finalmente la ha despertado. Tal vez la naranja es una señal de un poder superior. O tal vez no.