Final de The Old Ways

Cristina, una periodista de raíces mexicanas, viaja al hogar de sus ancestros en Veracruz para investigar una historia de brujería y curanderos. Allí, es secuestrada por un grupo de locales, que afirman que está poseída por el demonio y es necesario exorcizarla. Mientras trata de escapar de esta situación de pesadilla, la mujer empieza a creer que quizá sus captores estén en lo cierto...

Dónde ver la película The Old Ways online
Poster for the movie "The Old Ways"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de The Old Ways

Final de The Old Ways explicado

La película de terror se estrenó en el Festival de Sitges el año pasado y se centra en la reportera mexicana-estadounidense Cristina López (Brigitte Kali Canales), que regresa a su ciudad natal, Veracruz, para realizar un reportaje sobre la cultura local.

Sin embargo, antes de que pueda completar lo que ha venido a hacer, Cristina es secuestrada por dos lugareños que afirman que está poseída por un demonio. Antes de que se le permita salir, debe ser exorcizada y, aunque no les cree, empieza a darse cuenta de que pueden estar diciendo la verdad.

Estamos a punto de hacer algunos spoilers importantes sobre el final de The Old Ways para explicar lo que le ha ocurrido a Cristina, así que no mires ahora si aún no has visto la película.

El final de The Old Ways explicado

La película comienza con el exorcismo de una madre mientras su hija observa, y más tarde nos damos cuenta de que se trata de la madre de Cristina. El exorcismo no salió como estaba previsto y su madre murió, por lo que Cristina fue acogida en una casa de acogida y se alejó de Veracruz.

Cristina ya está encadenada por Javi (Sal López) y su madre Luz (Julia Vera), y pronto se da cuenta de que su prima Miranda (Andrea Cortés) también está involucrada. Cristina fue encontrada en La Boca, un lugar que Miranda le dijo que nunca visitara porque “no era seguro”.

Luz es una bruja que practica “las viejas costumbres” y cuando mira a Cristina a los ojos, supuestamente ve un demonio. Mientras Cristina es sometida a varias fases del exorcismo para conseguir que el demonio se manifieste, empieza a ver un niño pequeño fuera (recuerda esto) y otras cosas raras.

Sin embargo, al principio no queda claro si Cristina ve realmente cosas porque está poseída o porque está pasando por la abstinencia de las drogas. Los flashbacks muestran que era adicta a las drogas e infeliz en su vida, y su cautiverio involuntario significa que se ha quedado sin lo que traía.

Cristina se da cuenta de que la única manera de haber sido capturada en La Boca -un lugar al que nadie va- era que Miranda la hubiera encontrado. Ella admite que lo hizo, pero sólo para salvar a Cristina antes de que La Boca pudiera “consumirla”. En su discusión, Cristina araña a Miranda (recuerda esto también) y Miranda le dice que es obra del demonio.

Después de una horripilante “cirugía psíquica” en la que le sacan los dientes del estómago, Cristina intenta escapar noqueando a Javi. Sin embargo, acepta que está poseída cuando es físicamente incapaz de salir al exterior debido a la línea de sal que atraviesa la puerta.

Cristina comienza a leer sobre el demonio que Luz cree que está en ella llamado Postehki, “el dios de la muerte de las cosas rotas”. La Boca es el lugar donde las “almas rotas” van a ser “consumidas” por el demonio, y ella le confiesa a Miranda que fue a La Boca a suicidarse.

Sin embargo, ya no quiere morir y convence a Luz para que lleve a cabo un peligroso ritual de exorcismo llamado “el hombre roto”, en el que será crucificada (por medio de la magia, esencialmente) al suelo para sacar al demonio.

Durante el ritual, Cristina vuelve a ver a La Boca y al niño que ha visto por ahí, pero se da cuenta de que nadie más lo ha visto: es una manifestación del demonio. El ritual es un éxito y el demonio es extraído, aunque Luz tiene que sacrificarse para destruirlo definitivamente.

Todo está bien, ¿verdad? Nunca es tan sencillo. Miranda empieza a actuar de forma extraña cuando Cristina dice que va a volver a casa, y se dan cuenta de que el demonio no se ha ido, sino que ha entrado en Miranda (esos malditos arañazos). Luz era la última persona que conocía las “viejas costumbres”, así que toda esperanza parece perdida.

Sin embargo, durante su ritual del “hombre roto”, Cristina fue acuchillada en el ojo por el demonio y ahora puede “ver” demonios como lo hacía Luz. Comienza a realizar el mismo ritual con Miranda, antes de comprender que el demonio quiere que Miranda sufra, ya que se alimenta de la oscuridad del dolor: “Necesita que la lastime”.

Cristina detiene el ritual para intentar matar de hambre al demonio dentro de Miranda. Ésta saca a Postehki y Cristina se enfrenta a él, sacándole el corazón que Miranda apuñala para matar finalmente al demonio de forma definitiva.

En la escena final de The Old Ways se ve a otro americano capturado en La Boca y llevado para ser exorcizado.

Es el jefe de Cristina, Carson (AJ Bowen), quien fue a buscarla cuando no regresó, aunque es justo decir que no esperaba verla como la nueva bruja que ha ocupado el lugar de Luz.

Cristina le mira a los ojos y ve un demonio, aunque obviamente no se lo cree. “No somos buenos en esto, pero vamos a mejorar”, promete.

 

También te puede interesar: