Final de Todos los perros van al cielo

Todos los perros van al cielo... o al menos hasta ahora. A las puertas del cielo es donde se encuentra Charlie, un pastor alemán granuja y estafador, asesinado por su antiguo socio, el malvado Carafea, para hacerse con el control del negocio de apuestas ilegales más importante de Nueva Orleans. Con la inestimable ayuda de su fiel amigo Richie y de María, una niña huérfana que puede hablar con los animales, Charlie tendrá una oportunidad para demostrar que merece su entrada en el cielo.

Dónde ver la película Todos los perros van al cielo online
Poster for the movie "Todos los perros van al cielo"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Todos los perros van al cielo

Final de Todos los perros van al cielo explicado

Carface acaba secuestrando a Anne-Marie, y Charlie se dirige inmediatamente al casino petrolero de Carface para salvarla. Mientras tanto, Flo encarga a Itchy que lleve el conejo de peluche de Anne-Marie a la casa de Harold y Kate, el matrimonio con el que Anne-Marie se relaciona un par de veces durante la película, diciendo que sabrán qué hacer cuando lo vean. Al pedirle a otro perro que le indique cómo llegar a la casa, le explica por qué tiene que ir allí, por lo que el perro reúne a otros perros de la ciudad para que le ayuden. Una vez que Itchy llega a la casa de Harold y Kate y les muestra el conejo de peluche, éstos lo reconocen como el de Anne-Marie y le siguen a él y a los demás hasta el petrolero de Carface. Mientras los llevan hasta allí, los perros consiguen que más gente, la policía y una ambulancia los sigan también.

Charlie llega al petrolero y encuentra a Anne-Marie, pero Carface, que se ha anticipado a su llegada, suelta a sus matones contra él. Cuando uno de ellos muerde la pata trasera de Charlie y éste aúlla de dolor, su nuevo amigo, el Rey Gator, oye su grito y acude en su ayuda. El Rey Gator destroza el petrolero, provocando sin querer un incendio de petróleo en el proceso, y luego persigue y se come a Carface. Charlie intenta salvar tanto a Anne-Marie como a su reloj salvavidas del barco que se hunde, pero descubre que no puede hacer ambas cosas. Al final decide poner a Anne-Marie a salvo en lugar de recuperar su reloj, que se hunde hasta el fondo. Tras sacarla del barco, siente que su vida se escapa, así que se lanza desesperadamente a por el reloj. Sin embargo, el agua llena su funcionamiento y se detiene, por lo que vuelve a morir y, debido a su transgresión inicial de dar cuerda al reloj, es condenado al infierno.

Tiempo después, Anne-Marie está durmiendo en casa de Harold y Kate, junto con Itchy. El espíritu de Charlie, acompañado por el Diablo, se presenta para que pueda despedirse de ella antes de comenzar su eternidad en el Infierno. Cuando el Diablo lo llama, el ángel de la fusta Annabelle llega en forma de luz azul, aleja al Diablo y le dice a Charlie que, por haber dado su vida por Anne-Marie, se le ha permitido volver al Cielo. Antes de irse, Charlie se despide de Anne-Marie y le dice que cuide de Itchy.

También te puede interesar: