Saltar al contenido

Final de Trance

Poster for the movie "Trance"
Poster for the movie "Trance"

Trance (2013 )

101 min - Suspense, Crimen, Drama, Misterio

Simon (James McAvoy), un empleado de una casa de subastas, se asocia con una banda criminal para robar una valiosa obra de arte. Pero, tras recibir un golpe en la cabeza durante el atraco, descubre, al despertarse, que no recuerda dónde ha escondido el cuadro. Cuando ni las amenazas ni la tortura física logran arrancarle respuesta alguna, el líder de la banda (Vincent Cassel) contrata a una hipnoterapeuta (Rosario Dawson) para que le ayude a recordar.


Director:   Danny Boyle

Donde ver online

Atención
A continuación se revela como acaba Trance

Final de Trance explicado

Cuatro hombres atacan una casa de subastas durante la subasta de Las brujas en el aire (1798) de Francisco Goya. Simon Newton (McAvoy), uno de los subastadores, sigue el protocolo de emergencia de la casa retirando rápidamente el cuadro del suelo de la subasta y empaquetándolo para depositarlo en una cámara acorazada, pero Franck (Cassel), el líder de los ladrones, le encuentra y se lleva el paquete a punta de pistola. Simon ataca a Franck, que golpea a Simon en la cabeza y lo deja inconsciente. Cuando Franck llega a casa, descubre que el paquete sólo contiene un marco vacío. Los ladrones no consiguen encontrar el cuadro en el apartamento o el coche de Simon, por lo que, tras darle el alta en el hospital, lo secuestran y torturan. Queda claro que Simon participó en el atraco como “hombre de dentro” y que traicionó a los otros ladrones, pero el golpe en la cabeza le ha dejado un caso de amnesia y no recuerda dónde escondió el cuadro. Franck decide enviar a Simon a un hipnoterapeuta para que le ayude a recordar.

Simon elige a Elizabeth Lamb (Dawson) de una lista de hipnoterapeutas. Utilizando un nombre falso, le dice que está buscando unas llaves perdidas, con la esperanza de que pueda conseguir en secreto que ella le guíe hasta el cuadro. Mientras está en trance hipnótico, Simon le da a Elizabeth su nombre real como el nombre de un alter ego que les ayudará a encontrar las llaves, y ella se da cuenta de las heridas de Simon por haber sido torturado y ve un cable que sale de debajo de su camisa del dispositivo de escucha encubierto que lleva para que los otros ladrones puedan escuchar lo que dice durante la sesión. Cuando sólo hay llaves en el lugar que Elizabeth ayuda a Simon a recordar, Franck envía a Simon de vuelta con Elizabeth. En su segunda sesión, ella ha investigado a Simón y el robo, y comienza preguntándole en silencio si está en problemas. Cuando él le dice que sí, ella le dice que puede ayudar y les dice a los otros ladrones que tiene que hablar con ellos.

A cambio de una parte de los beneficios de la venta del cuadro, Elizabeth vuelve a hipnotizar a Simon, esta vez con los otros ladrones presentes, pero no consigue que recuerde la ubicación del cuadro. Después, le pregunta cómo se involucró con Franck, y Simon confiesa que tiene un problema con el juego y que convenció a Franck para que saldara sus deudas a cambio de ayuda para robar el cuadro.

Durante la siguiente sesión de hipnosis, Simon recuerda que, antes de encontrarse con Franck durante el atraco, había cortado el cuadro del marco y lo había escondido en su traje, y que atacó a Franck porque éste iba a mirar el cuadro. Poco después del golpe en la cabeza, se despertó solo y salió de la casa de subastas. Mientras cruzaba la calle, se distrajo con un mensaje de texto en su teléfono y fue atropellado por un coche rojo. Recuerda que la conductora era Elizabeth, a quien acusa de hacerle olvidar algo antes de abalanzarse sobre ella, tanto en el recuerdo como en la vida real. Los otros ladrones retienen a Simon, y Elizabeth le saca del trance.

A la mañana siguiente, Simon se despierta y descubre que Elizabeth ha dormido en su sofá porque estaba preocupada por él. Le dice que ha tenido un extraño sueño, que ella dice que no ha sido un sueño, en el que ella y Franck le someten a una resonancia magnética y le hacen una prueba que indica que tiene una obsesión con ella. Elizabeth le explica a Franck que esto se debe a la transferencia y a los intentos de Simon de llenar las lagunas de su memoria por el traumatismo cerebral, pero que ella puede utilizarlo para seducir a Simon y conseguir que le diga dónde está el cuadro. Cuando Simon se disculpa con Elizabeth, ésta se muestra comprensiva y acepta salir con él.

En la cena, Simon se enfría abruptamente hacia Elizabeth y se va a casa. Ella le dice a Franck que esto ha ocurrido porque Simón está celoso de él, y Franck y Elizabeth discuten y luego tienen relaciones sexuales. Uno de los otros ladrones lo ve y se lo cuenta a Simon, que espera a Elizabeth cuando llega a casa. Ella es capaz de desencadenar su deseo por ella para calmar sus celos, y luego le hipnotiza subrepticiamente. Conduciendo a Simón a través de una narración imaginaria en la que Franck planea matarlo, Elizabeth consigue finalmente que Simón le revele dónde escondió el cuadro, pero es sorprendida por los otros ladrones cuando sale a recuperarlo. Simon y Franck son enviados a buscar el cuadro, mientras los otros ladrones se quedan en el apartamento de Elizabeth para violarla. Franck se distrae con sus gritos mientras los ladrones se acercan a ella, y Simon domina a Franck y mata a los otros tres ladrones.

Elizabeth convence a Simon de que perdone a Franck y lo lleve con ellos para conseguir el cuadro. El trío va a un aparcamiento y recoge un coche rojo, que conducen hasta un almacén. Durante el viaje, Elizabeth le revela que Simon ya había acudido a ella para que le ayudara con su adicción al juego. Comenzaron un romance, pero él se obsesionó con ella, se puso celoso y, finalmente, abusó de ella. Temiendo por su vida, ella redirigió la hipnosis para que él la olvidara. Desgraciadamente, cuando Franck golpeó a Simon en la cabeza, le trajo una vaga sensación de recuerdos de Elizabeth y, en su estado de confusión, se imaginó que el conductor del coche que le atropelló era Elizabeth y estranguló a la mujer hasta la muerte.

En el almacén, Elizabeth encuentra el cuadro y el cuerpo del conductor en el maletero del coche. Simon le da a Elizabeth el cuadro y luego rocía el coche con combustible. Como Franck sigue atado al volante con una cremallera, Elizabeth le ruega a Simon que no prenda fuego al coche, pero es inútil. Mientras el combustible se enciende y Franck lucha por liberarse, Elizabeth huye. Regresa en una camioneta, que conduce hacia Simon, inmovilizándolo contra el coche. Tanto Simon como el coche en el que está atrapado Franck son empujados a través de la pared del almacén y a un río. Franck consigue escapar y se da a entender que Simon ha muerto. Elizabeth se asegura de que Franck está bien antes de desaparecer.

Un tiempo después, Franck está nadando en su apartamento mientras piensa en Elizabeth. Le entregan un paquete, y dentro encuentra un iPad que contiene un vídeo de Elizabeth, que tiene el cuadro colgado en la pared detrás de ella. Ella le revela que, cuando hipnotizó a Simon para que se olvidara de ella, también lo hipnotizó para que robara un cuadro para ella y así pagarle sus abusos, por lo que Simon rompió su acuerdo con Franck, y se demuestra que el mensaje de texto que recibió Simon antes de ser atropellado por el coche era de Elizabeth y le decía que le entregara el cuadro. Elizabeth le dice a Franck que puede intentar encontrarla y recuperar el cuadro, o que puede abrir una aplicación en el iPad llamada “Trance”, y una grabación de la voz de ella la borrará a ella y a todo el calvario de su memoria: la elección de recordar u olvidar es suya. Franck se debate entre pulsar el botón mientras la pantalla se queda en negro.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)