Poster for the movie "Un pequeño caos"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Un pequeño caos

Final de Un pequeño caos explicado

El rey Luis XIV de Francia asigna el diseño y la construcción de los Jardines de Versalles al arquitecto paisajista jefe André Le Nôtre. Abrumado por su carga de trabajo al tener que gestionar varios proyectos, Le Nôtre (Matthias Schoenaerts) entrevista a varios otros diseñadores de jardines que han presentado diseños para el proyecto, incluida una mujer, Sabine De Barra (Kate Winslet). Cuando Madame De Barra llega a los terrenos del palacio, Le Nôtre la ve mover una planta en maceta en su jardín antes de su entrevista y le pregunta si da importancia al orden en el diseño. Sabine afirma su respeto por el “orden” paisajístico, pero cuando se la presiona para que dé una respuesta directa, sugiere que le gustaría crear algo exclusivamente francés en lugar de seguir los estilos clásico y renacentista. Le Nôtre le recuerda que todo lo que ha construido y diseñado sigue el “orden” y se siente claramente ofendido por sus comentarios. Ella se disculpa y le expresa su sincera admiración por él y su obra. En medio de su disculpa, Le Nôtre se levanta, la interrumpe y le muestra la puerta; ella se marcha descorazonada.

Después de todas las entrevistas, André reflexiona sobre los candidatos, oprimido por el peso de las expectativas del Rey. Unas palabras juiciosas de su asistente, así como la presentación de los diseños de Madame De Barra a Le Nôtre, le hacen reconsiderar los diseños de Sabine. Más tarde, esa misma noche, de forma inesperada, André sorprende a Sabine en su casa y, tras examinar su aparentemente indómito pero mágico jardín doméstico, descubre que aprecia su talento y, finalmente, le encarga la responsabilidad de un salón de baile al aire libre en Versalles, rodeado de fuentes y jardines. Los planes de André preveían un suministro constante de agua a distancia con un gran coste, pero Sabine concibe otra solución de ingeniería: un depósito desde el que el agua pueda reciclarse continuamente a través de las fuentes. Al comenzar a trabajar en su diseño, Sabine no consigue avanzar con los obreros recomendados por uno de los diseñadores rechazados por André. Otro competidor y conocido suyo, Thierry Duras, interviene y ofrece el uso de su equipo y la construcción comienza a tener lugar.

Como plebeya llamativa, ingenuamente bella e intrépidamente honesta, Sabine atrae la atención de la corte y se hace amiga del hermano del rey, el duque Felipe de Orleans, y de su esposa Isabel Carlota, princesa palatina. A veces, Sabine aparece atormentada por imágenes recurrentes de ruedas de carro en movimiento y breves visiones de una niña o de la voz de la niña. Sabine y André entablan una tranquila y cariñosa amistad y se sienten cada vez más atraídos el uno por el otro, pero no dan rienda suelta a sus sentimientos. André soporta en silencio las infidelidades de su esposa Françoise, que insiste en que el éxito de su marido se basa en su influencia en la corte. Cuando Françoise percibe su interés por Sabine y le advierte de que no debe tener una aventura, él cita su propio discurso en el que declara su derecho a buscar consuelo en otra parte, y se muestra decidido a mantener una relación con Sabine.

La reina María Teresa muere repentinamente. El Rey está aturdido por la pérdida de su esposa y se refugia en una de las zonas de trabajo de su jardinero, entre sus preciados perales. Sabine encuentra al Rey allí mientras entrega plantas perennes para un comercio, confundiéndolo inicialmente con el jardinero. El Rey disfruta de su calidez y franqueza, y después de reconocerlo, acepta continuar su conversación como iguales. La invita a viajar con él y su corte al Palacio de Fontainebleau.

En el jardín de Versalles, Sabine recibe la visita de Françoise, que le dice que el interés de André por ella es sólo un capricho y que será efímero. Cuando ambos abandonan la obra, el amante de Françoise (actuando en nombre de su amante) abre las compuertas del embalse en medio de una fuerte tormenta e inunda la obra, destruyendo gran parte del movimiento de tierras. Sabine casi se ahoga tratando de cerrar la compuerta hasta que André la rescata del agua. A la mañana siguiente, Sabine trabaja intensamente para reparar algunos de los daños causados por la tormenta y la inundación. Ese mismo día, Luis XIV visita el lugar de trabajo de Sabine y evalúa el proyecto con escepticismo, pero permite que siga adelante.

Más tarde, André encuentra en la obra un guante que sabe que pertenece a su esposa Françoise. Se da cuenta de que ella está detrás del sabotaje del proyecto, se enfrenta a ella con el guante y termina su relación.

Sabine acude de nuevo a la corte, donde el duque de Lauzun le presenta a la amante del rey, la marquesa de Montespan, que a su vez le presenta a las mujeres de la corte. Al principio se burlan de ella, pero cuando se enteran de que Sabine es viuda y de que también ha perdido a su hija de seis años, le revelan sus propias pérdidas y la acogen en su círculo, donde a menudo discuten temas que el Rey prohíbe en la corte. La marquesa presenta formalmente a Sabine al Rey cuando éste llega, y Sabine le ofrece una rosa de cuatro estaciones, la misma que se encuentra en el jardín donde se conocieron. Conversan sobre la naturaleza de la rosa y su ciclo de vida, la belleza, las penurias y la muerte, y las responsabilidades del jardinero, todo ello como defensa velada de Sabine de Madame de Montespan, que ha empezado a perder el favor del Rey. Una vez más, el Rey queda encantado y conmovido por sus observaciones.

André espera a Sabine fuera de su habitación esa noche y finalmente hacen el amor. Por la mañana, André se encuentra solo en la cama. Sabine está en el piso de arriba, traumatizada por el recuerdo del día en que murieron su hija y su marido: él se llevaba a su hija de excursión. Antes de irse, le revela a Sabine que tiene una amante. Entonces, reúne a su hija y sube al carruaje. Cuando se marchan, Sabine ve que el carruaje tiene una rueda defectuosa y se entera por el lacayo de que su marido está llevando a su hija a casa de su amante y no a un viaje de negocios como había indicado. Corre tras el carruaje y, cuando intenta bloquearlo en la carretera (en un intento de detenerlo), éste se desvía y cae por una empinada colina, matando a padre e hija. André encuentra a Sabine en las garras de este recuerdo, evocado por su conversación con las damas de la corte y su intensa noche con él, y la convence de que deje de culparse por sus muertes. André se queda con Sabine y la tranquiliza. Durante su conversación, ella le pregunta a Le Nôtre qué pasará con su esposa. André admite que su matrimonio está acabado y que su mujer lo sabe. Sabine pregunta entonces, ¿y qué pasa con nosotros? André dice que los dos se formarán mutuamente.

Cuando el proyecto de Sabine está terminado, el Rey y su corte llegan para su inauguración. Al son de una orquesta oculta, todos comienzan a bailar mientras las fuentes hacen correr el agua por las gradas del salón de baile. Después de que Sabine baila con el Rey, ella y André se dan la mano, se besan y dejan a los demás y se adentran juntos en el bosque.

También te puede interesar: