Final de Un regalo para papá

1 h 50 min

Frank Wheeler es un adolescente de doce años cuya única obsesión son las mujeres y sus atributos físicos. Junto a sus dos amigos Brad y Kevin, consigue reunir cien dólares. El dinero suficiente para ir a la ciudad y contratar los servicios de una mujer para que se desnude delante de ellos. Con estas intenciones los chicos conocen a V, una prostituta de gran corazón a quien Frank considera como la novia perfecta para su padre viudo.

Dónde ver la película Un regalo para papá online
Final de la película Un regalo para papá
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Un regalo para papá

Final de Un regalo para papá explicado

Mientras V (Melanie Griffith) hace pasar un buen rato a Frank (Michael Patrick Carter) y a sus dos amigos Kevin (Brian Christopher) y Brad (Adam LaVorgna) en el baile de su colegio, entra su chulo Waltzer (Malcolm McDowell) -que le seguía la pista-, se enfrenta a ella por el dinero perdido e intenta llevársela a punta de pistola; pero, antes de que pueda hacer más, los tres chicos la rescatan y todos intentan huir en coche, lo que provoca una persecución. Finalmente, el cuarteto agota el coche y éste explota, lo que enfurece y angustia a Waltzer, que piensa que el dinero se ha perdido en la explosión. Furioso, escapa sin ser visto, llevándose consigo a Betty (Anne Heche), amiga de V y también prostituta.

V se separa de los tres chicos, que parecen haber cambiado un poco desde su interacción con ella. Acude al jefe de la mafia, “Jerry The Pope” (Philip Bosco), para denunciar el desfalco de Waltzer y asegurarle que no sabe dónde ha ido a parar el dinero, a cambio de que le permita alejarse de su vida; el mafioso la perdona, le da la libertad y le promete que “después de hoy, Waltzer ya no existirá”. Más tarde, encuentra una mochila que aparentemente pertenecía a uno de los chicos y encuentra el dinero robado en su interior.

Al final, el padre de Frank, Tom (Ed Harris), que estaba a punto de ser llevado a la cárcel por interferir en la operación que convertiría los humedales en una urbanización, se sorprende cuando V reaparece anunciando que ha comprado los terrenos -obviamente con el dinero-, para preservarlos y “dar un hogar permanente a los lustrosos ibis que los habitaban”. Reavivan su incipiente romance. Mientras ella se aleja, él se pregunta cómo encontrarla, a lo que ella anuncia que ahora también es propietaria de la heladería a la que acudieron antes en una cita. Al mismo tiempo, Frank, al comprobar los latidos de su corazón por recomendación de V, descubre que “tiene un pelo” y lo grita con orgullo, un indicador de que estaba creciendo y llegando a la pubertad.

También te puede interesar: