Final de Una historia casi divertida

1 h 41 min

A causa de una depresión, Craig (Keir Gilchrist), un adolescente de 16 años, es ingresado en un centro psiquiátrico. Una vez allí, resulta que la sala para jóvenes está cerrada, de modo que no tiene más remedio que acudir a la sala de adultos. Bobby (Zach Galifianakis), uno de los pacientes, pronto se convierte en su mentor y protector. Contando con su apoyo, Craig podrá conocer a un buen número de personas con diversos problemas, descubrirá sus talentos ocultos y hará buenas migas con Noelle (Emma Roberts), una muchacha de su misma edad.

Dónde ver la película Una historia casi divertida online
Poster for the movie "Una historia casi divertida"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Una historia casi divertida

Final de Una historia casi divertida explicado

Tras contemplar el suicidio, Craig Gilner, de 16 años, decide ir al hospital en busca de ayuda. Craig le dice al Dr. Mahmoud que necesita ayuda inmediata, por lo que se le inscribe para una estancia de una semana en la sala de adultos de la planta de psiquiatría del hospital.

Craig tiene mucha presión en su instituto, Executive Pre-Professional. Está estresado por la necesidad de entregar una solicitud para una prestigiosa escuela de verano, por sus carencias a la sombra de su mejor amigo Aaron, al que considera genial en todo, y por su padre, que le presiona para que lo haga bien. Al principio, Craig no está seguro de haber tomado la decisión correcta de quedarse, pues teme que sus amigos descubran dónde está, especialmente Nia, su enamorada y novia de Aaron.

A Craig le presentan a Bobby, un paciente adulto que toma a Craig bajo su tutela. Durante una discusión de grupo, Craig se entera de que Bobby está estresado por una próxima entrevista con la esperanza de trasladarse a un hogar de grupo. Cuando Bobby afirma que lo único que tendrá que llevar para la entrevista es el jersey que lleva actualmente, Craig le ofrece una de las camisas de vestir de su padre para que se la ponga, y él acepta. La amable oferta de Craig a Bobby es presenciada por Noelle, otra paciente adolescente que está ingresada por autolesión. Impresionada por Craig, Noelle le deja una nota para que se reúna con ella esa noche. Juntos asisten a una sesión de pintura para pacientes. Craig pinta un mapa de una ciudad imaginaria que describe como “como mi propio cerebro”.

A lo largo de su estancia, Craig establece estrechos vínculos con varios pacientes, entre ellos Bobby y Noelle. Bobby le revela a Craig que es padre de una niña y que está en el pabellón por haber intentado suicidarse seis veces. Mientras Craig trata de ayudar a Bobby con sus problemas, éste, a su vez, ayuda a Craig a armarse de valor para invitar a salir a Noelle.

Una noche, Nia pasa a visitar a Craig y le revela que ella y Aaron han roto. Craig invita a Nia a su habitación, donde ella intenta seducirlo. Sin embargo, los dos son interrumpidos por el compañero de habitación de Craig, Muqtada, un paciente mayor que no ha salido de la habitación durante su estancia. Cuando Nia sale corriendo, Craig la persigue y le dice que la ama, sin saber que Noelle está detrás de él. Enfadada, Noelle se marcha dejando un autorretrato que pensaba regalar a Craig.

Craig acaba ganándose el perdón de Noelle, y la pareja se escapa brevemente de la sala, terminando en el tejado del hospital. Allí, Noelle le invita a salir y se besan. Craig tiene una entrevista con la doctora Minerva, que le explica que se ha dado cuenta de que quiere ser artista, y le dice que debería estar agradecido de que sus problemas no sean tan graves como los de los demás.

Esa noche, Craig consigue que el personal organice una fiesta de pizzas para que los pacientes puedan despedirse de él y de Bobby; ambos serán dados de alta al día siguiente. Craig llama a Aaron para pedirle que traiga un disco. Cuando Aaron llega, le dice a Craig que él y Nia están resolviendo sus problemas y se abrazan. En la fiesta, Craig pone el disco de música egipcia, lo que hace que Muqtada salga de su habitación. Craig le dice a Bobby que deberían volver a verse después de que les den el alta, lo que Bobby considera, y le agradece a Craig que haya cambiado su visión de la vida.

Después de que Craig sea dado de alta, se muestra que ha empezado a salir con Noelle, se ha hecho más amigo de Aaron y Nia, y ha empezado a perseguir su objetivo de convertirse en artista. Le ha dado la noticia a su padre de que no va a seguir su camino, lo que su padre entiende. Craig afirma que, si bien su estancia no curó su condición, le ayudó mucho, y que puede superar el resto de su vida con la ayuda de su familia y amigos.

También te puede interesar: