Final de Uno tras otro

Nils, de 45 años, conduce una barredora de nieve por un remoto paraíso nevado. Un día recibe una llamada telefónica: su hijo, que acaba de empezar su carrera universitaria en Oslo, ha muerto por una sobredosis de droga. De repente, Nils se verá envuelto en una guerra entre bandas de narcotraficantes.

Dónde ver la película Uno tras otro online
Poster for the movie "Uno tras otro"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Uno tras otro

Final de Uno tras otro explicado

Nils Dickman (Stellan Skarsgård) es un conductor de quitanieves en la ciudad ficticia de Tyos (Noruega), recién elegido ciudadano del año. Su vida, sin embargo, se ve destrozada por la muerte de su hijo Ingvar, encontrado muerto por sobredosis de heroína. La policía no investiga, pero Dickman está seguro de que su hijo no era consumidor de drogas. Cuando está a punto de suicidarse, se entera por Finn, el amigo de su hijo, de que Ingvar fue asesinado por error por una banda de traficantes que en realidad pretendía matar a Finn. Así que Nils empieza a buscar a los asesinos de su hijo.

Encuentra a Jappe, uno de los dos asesinos, y lo mata tras sonsacarle el nombre de su cómplice, Ronaldo. Ronaldo le dice a Nils el nombre del portador de la droga, Strike, antes de ser asesinado también. Tras haber matado y ocultado el cuerpo de los tres mafiosos y haber destruido 15 kilos de cocaína, Nils va en busca del jefe de la banda. Se pone en contacto con su hermano Egil, un antiguo delincuente que ahora se ha rehabilitado. Egil le aconseja que contrate a un sicario para asesinar al poderoso jefe de los criminales, el gángster vegano apodado Greven (El Conde). Nils contrata al sicario danés-japonés Kineseren (El chino).

Greven, que ha perdido a tres hombres y mucho dinero, culpa a sus competidores, una familia mafiosa serbia con la que siempre ha habido un acuerdo territorial. Envía a sus secuaces a secuestrar a uno de la banda. El hombre no revela nada y Greven lo mata, sin saber que es el hijo del jefe de los serbios, el temible Papa (Bruno Ganz).

Kineseren pide a Greven un pago y le dice que ha sido contratado por un hombre llamado Dickman. Greven supone que se trata del ex-criminal Egil, y acude a él para pedirle explicaciones. Egil comprende la situación y se deja ejecutar para salvar a Nils.

Tras múltiples complicaciones, se produce un tiroteo en el lugar de trabajo de Nils en el que mueren todos los mafiosos excepto Nils y papá, que se marchan juntos, ambos satisfechos por haber vengado a sus hijos.

También te puede interesar: