Final de Volare (Tutto il mio folle amore)

1 h 37 min

La película muestra a un padre, cantante con un repertorio de Domenico Modugno y a su hijo autista adolescente, en su increíble aventura por las carreteras mientras viajan desde Trieste hasta las desérticas calle de los Balcanes, y su divertida, problemática, afectuosa e inusual relación. Detrás de ellos le siguen su madre y el marido de ella en búsqueda de Vincent.

Dónde ver la película Volare (Tutto il mio folle amore) online
Final de la película Tutto il mio folle amore
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Volare (Tutto il mio folle amore)

Final de Volare (Tutto il mio folle amore) explicado

Vincent, de 16 años, sufre de autismo y fue criado con dificultad por su madre Elena y su marido Mario, que lo adoptaron. Una noche, Willy, el padre natural del chico, al que llaman el Modugno de Dalmacia, después de un concierto y con mucho alcohol en el cuerpo, se cuela en la casa de Elena y Mario, que le reciben llamándole la mierda. Despertado por los gritos de su madre, Vincent se mete en la discusión. Willy ve a su hijo por primera vez y descubre que no es lo que imaginaba. Elena, enfurecida, le echa.

Por la mañana, Vincent no está en ninguna parte, ha desaparecido. Se había escondido bajo una lona en la caja de la camioneta de su padre, que sin sospechar nada abandona los escenarios de la gira donde Willy tenía previsto cantar. Se paran a comer y Vincent sólo quiere patatas, cuando su padre intenta hablarle le responde casi automáticamente: Vincent Masato, nacido en Trieste el 13 de julio de 2003 de Elena Masato adoptada por el Sr. Mario Topoli, te llamas Willy chico y eres mi papá.

Estas palabras levantan un viento que hace que las cortinas del club se muevan y encienden algo en Willy. Se suceden diversas vicisitudes, como la avería de su coche, la compra de una moto con la que tienen un accidente, así como su primera experiencia sexual y el cruce de la frontera como inmigrantes ilegales porque Vincent no tiene papeles. Durante estos intensos días, los dos aprenden a acercarse, estableciendo un fuerte vínculo padre-hijo. Elena y Mario, que los buscan desesperadamente, los encuentran medio dormidos arrullados por sillas hinchables en una piscina en una fiesta de bodas en la que Willy había cantado.

También te puede interesar: