Final de Ya no estoy aquí

Poster for the movie "Ya no estoy aqui"

Ya no estoy aqui (2019 )

105 min - Drama

Después de un malentendido con una pandilla local, el joven Ulises debe cruzar la frontera para salvar la vida. Deja atrás a su banda y la cumbia, la música que adora.


Título original   Ya no estoy aqui

Director:   Fernando Frias

Donde ver online Ya no estoy aqui

Atención
A continuación se revela como acaba Ya no estoy aqui

Final de Ya no estoy aquí explicado

«Ya no estoy aquí» cuenta una historia muy singular sobre la mayoría de edad que se desarrolla desde la perspectiva de un joven inmigrante mexicano. Muestra cómo su personaje lucha para lidiar con la alienación cultural. La película se ha estructurado de tal manera que casi todas las acciones del protagonista resultan ser consecuentes y finalmente conducen al final agridulce de la película. Hablando del final, aquí va una explicación detallada del mismo.

¿Por qué Ulises se muda a Nueva York?

En las primeras escenas de la película, vemos que Ulises es el líder de su grupo de baile, conocido como «Los Terkos«. En lugar de meterse en el mundo del crimen como muchos otros jóvenes de su comunidad, los miembros de «Los Terkos» pasan sus días asistiendo a los carnavales y haciendo alarde de sus elegantes movimientos de baile y estilo. Sin embargo, dado que el hermano mayor de Ulises estuvo involucrado en negocios con los carteles locales, mantiene una relación cordial con ellos.

Más adelante en la película, uno de los miembros de Los Terkos logra un walkie con el que se comunica la policía. Creyendo que podría ser útil para la banda del ex cartel de su hermano, Ulises decide dárselo. Ahí es cuando una pandilla enemiga llega allí y los tirotea.

Todos, excepto Ulises, reciben un balazo y esto conduce a pensar que Ulises está involucrado. Cuando Ulises recibe amenazas de muerte, su madre lo envía a Nueva York.

Ulises: Un Terko

Después de verse obligado a huir de su ciudad natal, Ulises comienza una nueva vida. Pero para su consternación, su compromiso con esta nueva vida a menudo se pone prueba. Trabaja en la construcción con otros latinos que a menudo se burlan de su peinado. El hecho de que habla poco o nada de inglés empeora las cosas.

Una noche, consigue llamar la atención de las chicas a través de sus movimientos de baile, y es entonces cuando, por celos, sus compañeros de trabajo desprecian su música. Ulises, que finalmente estaba recibiendo atención por su identidad cultural, pierde los estribos. Más tarde también lo despiden.

En su soledad, Ulises se niega a renunciar a su identidad y encuentra un escape en la música que suena en su reproductor de mp3. Llega un momento en que intenta utilizar sus impresionantes habilidades de baile para ganarse la vida en las calles de Nueva York. Desafortunadamente, nadie realmente lo aprecia.

Hay una escena en concreto donde Ulises está bailando en un espacio público, pero entonces llega la policía y le pide un permiso para actuar en la calle. El policía incluso intenta ayudarlo, pero la barrera del idioma se interpone en su camino y Ulises supone que se le está pidiendo que se vaya.

Durante prácticamente toda la película, Ulises sigue siendo un «Terko», negándose a adaptarse y no queriendo cambiar su actitud.

Lin: Otra forastera

Ulises conoce a Lin, quien en principio ve un reflejo de sí misma en él. Ella trata de conocerlo a pesar de las barreras del idioma. Pero más tarde, tan pronto como Lin comienza a llevarse bien con sus propios compañeros de escuela estadounidenses, comienza a ignorar a Ulises. Al final, en lugar de ser un reflejo del personaje de Ulises, resulta ser todo lo contrario.

A diferencia de Ulises, Lin siempre quiso encajar en su nuevo mundo, pero ser inmigrante no ayudó mucho. Estaba con Ulises mientras sus otros amigos la consideraran inaceptable.

El final

Al final, cuando todas las puertas se le cierran, Ulises se corta el pelo, que anteriormente tenía un papel crucial que desempeñar en su identidad cultural. Sin embargo, todavía trata de regresar a casa.

Cuando finalmente vuelve, casi nada es lo que solía ser. Sus amigos ya no están metidos en pandillas y han renunciado por completo a sus comportamientos «geniales» de «Los Terkos». La identidad que mantenía en todo este tiempo ahora se pierde en el tiempo y su ciudad natal no es diferente de las desgarradoras calles de Nueva York, donde luchó por encontrarse a sí mismo.

En la escena final de la película, Ulises observa su pequeño pueblo. Una vez él fue el pegamento que mantuvo unido a su grupo y les impidió meterse en bandas criminales. Pero cuando se fue, todo en su pueblo cambió y nunca volverá a ser lo mismo.

Incluso en los momentos finales, en lugar de aceptar su realidad, Ulises elige ser un «terko» y se pierde en su música. Es entonces cuando la batería de su reproductor se agota y lo devuelve a la realidad. El final muestra cómo incluso alguien tan terco como Ulises finalmente tiene que ceder ante los cambios que el tiempo trae consigo.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Valoración: 0)