Final de Ginny y Georgia 1 temporada

  Información  
Final de la película Ginny y Georgia

Ginny y Georgia (2021 )

Comedia, Drama

Sinópsis:   La independiente Georgia y sus dos hijos, Ginny y Austin, se mudan al norte en busca de una nueva vida... pero descubren que empezar de cero puede ser complicado.


Título original:   Ginny & Georgia

Director:   Sarah Lampert

Donde ver online Ginny y Georgia

Atención
A continuación se revela como acaba Ginny y Georgia

Final de Ginny y Georgia 1 temporada explicado

Hemos dicho a menudo que en una época en la que hay tal saturación de contenidos, no todas las historias pueden ser nuevas o frescas. Pero aún hay una forma de hacerla buena, es decir, eligiendo una ejecución interesante o siendo honesto con uno mismo y con la historia. De vez en cuando, la gente entiende esto y da con una presentación tan única que hace que el propio concepto parezca novedoso. Una joven madre y su hija tratando de encontrar su lugar en el mundo no es un concepto nuevo, pero «Ginny & Georgia» me pareció un soplo de aire fresco. Se trata de un desenfadado ataque a los tópicos de este tipo de historias, así como a la sencillez de los retos de una vida así. Pero lo mejor de todo puede haber sido Georgia, interpretada por Brianne Howey. Aporta cierta vida a la pantalla, y no es de extrañar que la cámara la adore. En cuanto a Ginny, interpretada por Antonia Gentry, nos pareció que no siempre cogía el ritmo del personaje. Pero el reparto estuvo en su punto, con Nick y Joe como nuestros favoritos. También sentimos debilidad por Ellen Baker. Pero ahora, vamos a entrar en todo lo que sucedió en la temporada 1 de «Ginny & Georgia», para que estés debidamente preparado para ver una temporada 2 igual de emocionante.

‘Ginny y Georgia’ Temporada 1: Resumen

Virginia, alias Ginny, es la hija de 15 años de Georgia, que es una joven madre y tuvo a su hija cuando ella tenía exactamente la misma edad. Tiene otro hijo llamado Austin. El marido de Georgia y padrastro de los niños, Kenny, ha fallecido recientemente en un accidente, y el trío se muda a un nuevo lugar llamado Wellsbury para empezar de cero. Ginny dice que siempre están en movimiento debido a las tendencias de «huida o lucha» de su madre, y eso les ha dado una vida muy inestable y poco convencional, en la que no tienen muchos amigos. Pero Georgia les promete que esta vez será diferente. Ginny tiene esperanzas, sobre todo después de hacer buenas migas con Max, Abby y Nora. También se enamora del hermano de Max, Marcus. Parece como si ella le gustara, pero es un adolescente bastante impulsivo y poco inteligente (perdónennos si nuestro juicio es duro). Es más bien caliente y frío, y la primera vez que se sincera sobre sus sentimientos por ella es cuando cree que Hunter, otro chico, podría acabar estando con ella. Ginny, mientras aún está averiguando sus sentimientos, pasa la noche con Marcus, sólo para sentirse decepcionada por su frialdad más tarde.

Mientras tanto, Austin tiene problemas para encajar en su clase. Es el chico nuevo y sufre el acoso de Zach, el hijo de Cynthia. Pero Georgia interviene y se ocupa de eso. Sin embargo, ella también tiene sus propios problemas. Tras conseguir un trabajo en la alcaldía gracias a su inteligencia callejera, descubre que aún no ha recibido la herencia de su difunto marido. El proceso está atascado porque su ex mujer, Amber Lynn, ha impugnado su testamento.

Normalmente, a medida que los hijos entran en la adolescencia, sus vidas se entrecruzan cada vez menos con las de sus padres. Pero las vidas de Ginny y Georgia están completamente entrelazadas, en cierto modo debido a sus diferencias de personalidad y, por otra parte, a los consejos y trucos de Georgia para que siga entrando dinero. A Ginny, típica de cualquiera de su edad, le preocupa no encajar siempre y quiere tener una vida normal como todo el mundo. Por eso, cuando encuentra eso con Abby, Nora y Max, no puede evitar hacer un esfuerzo extra para mantenerlas. Nora y Abby intentan robar en una tienda, probablemente por la presión de sus compañeros, pero Ginny cede y hace lo mismo. Por desgracia, las pillan y Georgia tiene que venir a pagarles la fianza. Pero esto nos llama la atención. Puede que Abby y Nora sólo sean amigas de Ginny por Max, ya que se apresuran a culparla del fiasco. Georgia se lo dice y la obliga a empezar un trabajo a tiempo parcial en la cafetería de Joe para enseñarle el valor del dinero. Aunque las amigas se reconcilian más tarde, Ginny aprende a ser un poco más cauta a la hora de confiar en ellas, al menos durante un tiempo. Mientras tanto, se produce la «fiesta de pijamas de segundo año», en la que Georgia ve la oportunidad de ganar algo de dinero y se ofrece voluntaria como acompañante. La relación de Ginny con Hunter progresa, al igual que sus confusos sentimientos hacia Marcus. También nos enteramos de que Joe y Georgia se conocieron brevemente cuando eran adolescentes. Es un poco como un «k-drama serendipity», pero probablemente sea un indicio de con quién debería estar realmente.

En cuanto a Ginny, hay algunos guiones muy expertos y la escritura que cubre la trama de su envío de una foto arriesgada a sus dos pretendientes. Es una mirada al sentido adolescente de validación cuando Hunter apenas reacciona a ello, pero Marcus lleva la conversación adelante, creando un momento entre ellos. Al día siguiente, que es la «Batalla de las Bandas», hay cierta incomodidad entre Ginny y Hunter, pero él la disipa dedicándole su canción, haciendo que todo entre ellos vuelva a ser melocotones y rosas.

Al mismo tiempo, Georgia organiza su propia «Noche de Casino» tras superar la «Venta de pasteles» de Cynthia. Recauda cuatro veces más dinero que en el programa del año anterior organizando una subasta de última hora, y eso impresiona a Paul. Sólo más tarde llegamos a saber que el objetivo de Georgia por estar tan involucrada en las actividades del pueblo es que está robando en estos eventos. Pero eso no impide que un pequeño romance se interponga en su camino. Ella intuye que le gusta a Paul y le pide que la invite a salir. Sin embargo, el romance no está exento de detractores. Verlos juntos le da a Cynthia suficiente munición para dar a conocer sus propias ambiciones.

En cuanto a Ginny, la actuación de Hunter la ha convertido en toda una celebridad en la escuela, y está disfrutando de su nueva fama. Pero se da cuenta de que ser una mujer medio negra en una escuela principalmente blanca no está exento de dificultades. Hay blancos que no saben cómo peinarla y negros que la juzgan por disfrazarse de Britney Spears (una mujer blanca) en Halloween. Su lucha con su identidad siempre la ha llevado a recurrir a medios de autolesión, que es la segunda vez que vemos en la primera temporada de «Ginny & Georgia». Aunque volveremos sobre ello, hay avances con Georgia y Paul. Cynthia anuncia públicamente su relación y declara su candidatura al puesto de alcaldesa. Esa noche, Paul hace referencia a Rhett Butler y le dice a Georgia que no le importan esos pequeños obstáculos y que quiere estar con ella. Parece que todo va a ir bien si no fuera porque la hermana de Georgia, Maddie, a la que no ve desde hace más de una década, vuelve a su vida con su hijo Caleb. Esto enfurece a Ginny, que ve en ello una señal de mayor inestabilidad en sus vidas. En sus palabras, «se niega a ser basura como Georgia». Debe de ser bueno crecer en Occidente, porque una frase así nos habría echado de casa en la India.

De cualquier manera, llegamos a conocer un poco más sobre el pasado de Georgia. Ella había estado en un hogar abusivo antes de escapar atacando a su padre. Empezó a pasar los días con los miembros de una banda de moteros. Por suerte, eran amables y bienintencionados y se ocuparon de ella. Allí conoció a Zion, que sería el padre de Ginny. Él y sus padres se habían hecho cargo de ella cuando se quedó embarazada y se ofrecieron a seguir apoyándoles, siempre y cuando Zion estudiara derecho y obtuvieran la tutela legal de Ginny. Era su forma de asegurarse de que los niños pudieran seguir llevando una vida plena. Sin embargo, Ginny no había estado dispuesta a cederles a su hija y se había marchado. Había estado trabajando para un hombre llamado Anthony, que está claramente interesado en ella, pero ella lo elude. Fue en ese lugar donde Maddie había aparecido por última vez.

En la actualidad, Maddie ha vuelto a la vida de Georgie, ya que el detective privado de Audrey Lynn le ha pagado para que averigüe sobre ella. Cuando Georgia se entera de esto, se enfurece, le da a su hermana el doble de lo que estaba recibiendo y le pide que se marche. Se revela entonces que algo había ocurrido en Nueva Orleans, pero Maddie no estaba aquí para eso. Antes de que se marche, nos enteramos de que ambas hermanas han sufrido abusos por parte de su padre. La revelación del pasado de Georgia contribuye en gran medida a explicarnos por qué es como es. Siempre está alerta ante la policía; sus medidas para proteger a sus hijos son extremas, y ella misma es intrépida. Es una personalidad que ha adaptado después de enfrentarse a lo peor de la vida. Aunque Ginny no se da cuenta del alcance de la historia de su madre, llega a saber que se llamaba Mary. Eso provoca un altercado entre ellas, pero Georgia le dice que deje «el pasado en el pasado». Pero Ginny no lo hace, lo que provoca una gran tensión y caos entre ellas. Sin embargo, cuando las tensiones llegan a un punto de ebullición, Georgia finalmente admite la verdad sobre su vida: están arruinadas. Ginny también entiende por qué su madre es como es.

Durante todo este lío, Hunter y Ginny se han juntado, el detective privado es el novio de Nick y Sion vuelve a la vida familiar. Obviamente, es un buen conversador, pero Ginny quiere que «sea un padre y no el ex de su madre». Sin embargo, eso no sale como ella quiere y Ginny se queda desconsolada. Justo cuando está a punto de autolesionarse de nuevo, Marcus entra por la ventana y le confiesa sus sentimientos. Él también había roto con Padma, pero Ginny le dijo que se fuera. Marcus se echa a llorar, y una visión nublada nunca viene bien cuando se conduce una moto. Tiene un accidente. Está bien, pero Ginny ya tiene claros sus sentimientos. Ella y Marcus se acercan, pero la verdadera novedad es que el investigador privado Gabriel, está investigando una planta medicinal llamada Wolfsbane. Anteriormente habíamos visto a Georgia añadir una planta de aspecto sospechoso al batido de Kenny después de pillarle comportándose un poco inapropiadamente con Ginny. Un flashback la mostró dándole algunas pastillas a Anthony también. Gabriel obtiene permiso para exhumar el cuerpo de Kenny.

En el final, vemos como el grupo de amigos de Ginny se desmorona por su relación con Marcus. Hunter se entera y pone fin a su relación con Ginny. Para apaciguar el asunto, Marcus lo califica de «error», pero Ginny se da cuenta de que él va a hacerle daño de una forma u otra. Mientras tanto, Georgia promociona su compromiso con Paul. Al mismo tiempo, es acusada de malversación de fondos por Cynthia, pero como los registros están limpios, Georgia parece inocente. Sin embargo, Nick sabe que algo va mal. En cuanto a Joe, reconoce a Georgia de su infancia pero no dice nada. Tras el fiasco de perderlo todo, Ginny decide «retomar las riendas de su vida». Amenaza al Sr. Gittens con acusarle de racista ante la junta si no le escribe una carta de recomendación que merezca la pena. Mientras tanto, el encuentro con el investigador privado le da a Ginny una pista de que su madre podría haber asesinado a Kenny para protegerla. Apenas ha empezado a darse cuenta de la verdadera naturaleza de su madre, pero sorprendentemente, la encubre. Como el cuerpo de Kenny fue incinerado y no enterrado, el investigador privado no tiene pruebas que demuestren que fue asesinado. Ahora también sabemos que Anthony, la persona a la que Georgia le daba pastillas, estaba casado con ella y ha desaparecido. Georgia es una persona peligrosa, y Ginny va camino de descubrirlo mientras cabalga con su hermano.