Final de Un escándalo muy británico

Sexo, secretos y sospechas: la verdadera historia de una duquesa avergonzada públicamente en un divorcio de la alta sociedad que se apoderó de la nación.

Dónde ver la serie Un escándalo muy británico online
Poster for the movie "Un escándalo muy británico"
ALERTA SPOILER

A continuación, puedes leer el resumen y la explicación de Un escándalo muy británico

Final de Un escándalo muy británico explicado

Empecemos por entender una cosa: si “Un escándalo muy inglés” trataba de una persona que era gay y “Un escándalo muy británico” trata de un mal matrimonio. La serie de tres episodios muestra el matrimonio de 12 años y el posterior divorcio de Margaret Campbell e Ian Campbell. Basada en la vida real, la serie es una dramatización de una parte muy controvertida de la vida de una mujer muy controvertida: Margaret Campbell.

Trama de “Un escándalo muy británico”

En pocas palabras, la historia comienza con el romance relámpago de Margaret, donde la vemos ignorar múltiples banderas rojas hasta conseguir lo que quiere, que es el matrimonio con Ian Campbell y el título de “Duquesa de Argyll”. Aunque no la oímos decirlo de inmediato, se transmite que se casó por amor. Sin embargo, las intenciones de Ian Campbell son mucho más complicadas. Este publicitado matrimonio de un ilustre duque con una glamurosa figura de la sociedad empieza a mostrar signos de problemas ya en el umbral.

Las inversiones en una infructuosa búsqueda del tesoro, un estilo de vida extravagante sin ingresos que lo sustenten y financiado por la duquesa, un problema de alcoholismo del marido y una esposa cuyo egoísmo la empuja a realizar intrigas tortuosas que no se detienen a perjudicar a los inocentes, el matrimonio era una receta para el desastre desde el principio. Es bastante evidente que Ian Campbell no respeta a Margaret en este matrimonio y sólo la ve como una vaca lechera. Y es cuando el dinero empieza a agotarse, vemos un atisbo de un lado bastante violento del Duque, que es cuando no podemos evitar hacer una pregunta en nombre de la Duquesa, la misma pregunta que la de su marido, ¿para qué sirve todo esto?

Sin embargo, tras el paso del tiempo, ambos deciden dar una nueva oportunidad a su matrimonio, aunque Ian Campbell sigue teniendo sus sospechas sobre Margaret, que se guarda para sí mismo. Tras investigar un poco, encuentra suficientes pruebas de algunos de los secretos de su esposa y procede a utilizarlas sin miramientos para divorciarse de ella sin dejar de satisfacer su derecho.

Los personajes y su conflicto

Como la serie sólo dura tres episodios, no llegamos a conocer a los personajes a nivel personal, pero sigue habiendo una sensación de familiaridad con todos ellos, especialmente si eres mujer.

Empecemos por Ian Campbell, el encantador pero desagradable marido. Las mujeres reconocen a este hombre. Hemos oído hablar de él, lo hemos visto en nuestras familias, lo hemos visto con nuestras amigas y, lamentablemente, lo hemos visto con nosotras mismas muchas veces. Empieza arrasando con Margaret, y su confianza y cortejo nos explican cómo empezó a sentirse atraída por él. Por supuesto, había múltiples banderas rojas, la mayor de las cuales era que él seguía casado durante todo ese período, pero eso nunca le importó a Margaret, que se había enamorado y era egoísta al respecto. Aquí es donde vemos la trampa que se tiende a sí misma. Las mujeres están fuertemente condicionadas a comportarse de una determinada manera, una manera que a Margaret claramente no le interesa, pero eso nunca le ha impedido conseguir exactamente lo que quiere y al mismo tiempo ser la envidia de los demás. Y eso es lo que le hace creer que ha descifrado el código, que es diferente al resto e incluso mejor y que ganará definitivamente. Lamentablemente, ese es su error, porque el valor y la perspectiva nunca fueron suficientes para que una mujer ganara.

Ian tiene uno de sus arrebatos de borrachera, en el que deja claro que piensa que ella no tiene ninguna inteligencia de la que hablar, y que sólo le importa el dinero que ella aporta a su vida, y cuando está sobrio, sus acciones repiten sus sentimientos. A pesar de todo esto, Margaret decide permanecer en el matrimonio, pero busca la felicidad fuera de él. Atiende a su marido, pero no se ignora a sí misma. Comete errores, por supuesto, y no nos referimos a sus aventuras, pero los pasos que da para alejar a Ian de sus hijos no pueden ser condenados de ninguna manera, pero es imposible decir que sus motivaciones eran corruptas.

Era evidente que su marido pretendía utilizar su dinero para restaurar sus propiedades y no dejarle nada en caso de muerte. Margaret necesitaba asegurar su futuro, no quedarse en la indigencia, y si hubiera ideado un plan para hacerlo que no implicara a los niños, habría tenido todo nuestro apoyo para sus acciones. Actualmente, tiene nuestro silencio. Pero lo sorprendente es que, a pesar de todo, la duquesa de Argyll no tiene nuestra simpatía. No la tiene cuando le estafan literalmente su dinero, y no la tiene cuando la juzgan brutalmente en el tribunal de la opinión pública. Es difícil sentir lástima por una mujer que puede cuidar de sí misma, y hacerlo con estilo. Pero los pocos casos que acaban por tocarnos la fibra sensible son cuando vemos cómo es juzgada por otras mujeres.

La razón es que no se la juzga por su egoísmo o por su actitud evidentemente ‘fuera de lugar’ de tomar lo que quiero. Se la juzga cuando exige un mejor trato a su marido y cuando no deja que el matrimonio encadene su búsqueda de emociones y felicidad. Son las mujeres que la rodean las que nos decepcionan cuando no ven todo lo que hace y la juzgan por las cosas que no hace “como mujer y como esposa”. Esto nos afecta porque, de nuevo, como mujer, algunas de nuestras mejores amigas y hombros para llorar son nuestras amigas, pero las críticas más duras también pueden venir de ellas. Pero a lo largo de toda la película, sentimos un cierto odio por Ian Campbell, admirablemente interpretado por Paul Bettany. Sarah Phelps, la guionista de la serie, obviamente reconoció al hombre y se aseguró de que nosotros también lo reconociéramos.

Explicación del final de “Un escándalo muy británico”

El final de ‘A Very British Scandal’, para ser completamente sinceros, era el que esperábamos. Y no es porque sea un capítulo bien documentado de la historia, sino porque lo sabemos. Es una lección que se enseña a las mujeres una y otra vez que realmente no hay que ganar. Como dice Margaret Campbell hacia el final, ‘A la ley o al mundo no le gusta una mujer que no se arrepiente’. Sin embargo, ella tuvo una victoria. Al negarse a divorciarse del marido bajo sus condiciones, encontró una pizca de victoria en su vergüenza. Sin embargo, es decepcionante que, en la vida real, Ian Campbell se volviera a casar con otra mujer rica unas cinco semanas después del divorcio, lo que significa que no sufrió absolutamente ninguna consecuencia por sus acciones, lo que, de nuevo, se acerca bastante a la vida real de muchos.

¿Cómo te hace sentir la serie? Todo y nada. Las historias de un mal matrimonio tienen una profundidad diferente para las mujeres. Mientras que te quedas con la boca abierta ante las acciones de la duquesa y sientes una ira ardiente hacia el duque, sentirás que tu pecho se aprieta al recordar los casos en los que los hombres que te rodean exhiben su Ian Campbell interior y los casos en los que has perdido una pelea como mujer simplemente por el doble rasero con el que te enfrentas cada día. El final era previsible, pero eso es lo que agudiza su impacto. Es difícil recomendar esta serie a otras personas, sencillamente porque te deja agotada por su relatividad. Pero sí capta lo que se propone, con precisión. Dudamos de que la serie tenga un mensaje; ciertamente, está en el tono de la narración de la historia, pero la perspectiva es tristemente relevante a día de hoy.

Conclusión

Es innegable que la historia necesitaba ser contada de nuevo en la época actual, así que vete a ver A Very British Scandal y luego reconsidera las opiniones que has tenido sobre todas las mujeres de la historia, porque deberías hacerlo. Dejemos que, al menos, aprendamos algunas lecciones adecuadas de una mujer que, aunque con derecho y arrogante, no pudo escapar de las garras del patriarcado y el sexismo.

También te puede interesar: